Juego de bloguer@s 2.0: quiche de peras y queso

La Pera de Satie, de Man Ray. Pera, de Fernando Botero.

Primera entrada en el blog de este año y primer Juego de bloguer@s. La estrella es… ¡la pera! ¡Vamos a disfrutar tod@s, un año más, con el Juego de bloguer@s!

Quiche de peras y queso

Los ingredientes (para 4-6 personas)

La masa

  • 125 g de harina
  • 150 g de harina integral
  • 100 g de mantequilla fría
  • 1 yema de huevo
  • 3 cucharadas de agua fría

El relleno

  • 3 peras de Puigcerdà, picadas
  • 2 zanahorias, cortadas en daditos
  • 1 cebolla, picada
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de semillas de comino
  • 2 cucharadas de cebollino, picado
  • 200 g de queso de cabra, rallado
  • 2-3 huevos, ligeramente batidos
  • 1 vaso de leche
  • sal
  • pimienta negra recién molida
  • mantequilla para engrasar el molde

La preparación de la masa

img_0188

Mezclar las harinas y la mantequilla fría, a trocitos, hasta que formen migas. Añadir la yema de huevo y 3 cucharadas de agua fría. Mezclar bien hasta ligar todos los ingredientes. Poner la masa sobre la superficie de trabajo y amasar hasta que esté suave. Formar una bola, taparla con film y enfriarla en la nevera 15 minutos.

img_0189

El relleno

Calentar el aceite en una sartén y freír la cebolla. Cuando empiece a estar transparente añadir la zanahoria y cocinar 10-15 minutos a fuego medio. A continuación añadir la pera, salpimentar, incorporar las semillas de comino y mezclar con cuidado.

img_0195

Cocinar a fuego suave hasta que la pera esté pochada (unos 10 minutos), removiendo de vez en cuando. Dejar enfriar.

La quiche

1 Precalentar el horno a 200ºC.

2 Engrasar con mantequilla una tartera de 19 cm de diámetro.

img_0196

3 Extender la masa sobre 1 papel sulfurizado para forrar el molde (o entre dos papeles sulfurizados, para asegurarnos que podamos manipularla correctamente). Forrar el molde con la masa y retirar la sobrante. Pinchar la base del tenedor y dejar enfriar de nuevo 10 minutos en la nevera. Poner el molde sobre una placa para hornear caliente y hornear durante 12 minutos o hasta que esté dorada y seca. Dejar enfriar.

4 Cubrir el fondo de la tarta con el queso y después rellenar con la mezcla de verduras y peras. Batir los huevos, incorporar la leche y verter sobre el relleno. Espolvorear con pimienta negra y cebollino.

5 Hornear 30 minutos o hasta que el relleno haya cuajado.

img_0211

Sugerencias:

1. Este plato puede servirse caliente o templado. Una ensalada de rúcula o canónigos es un acompañamiento ideal.

2. El queso. Yo he utilizado el Formatge de Tovalló Vall de Catí. Con un queso azul quedaría también delicioso.

3. La receta en la que me he inspirado en vez de leche utiliza crema de leche.

 

El vino

Valcendón Tempranillo Blanco 2015 de Bodegas D. Mateos, D.O.Ca. Rioja.

Este es el libro que me ha inspirado…

libro

¿Queréis otra recetas con pera? ¿Qué os parece esta ensalada de pera con Parmesano?

ensalada-de-pera

memory-of-a-voyage-19521-jpglarge

Memory of a Voyage, de Rene Magritte.

Estos son mis compañeros de juerga cocinera:

Carlota: https://articuina.wordpress.com
Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/
Carabiru: http://birulicioso.wordpress.com
Pilar: https://cocinaconpan.wordpress.com/
Álvaro: https://cocinandoconamorconalvaro.wordpress.com/
Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Carmen: https://croqueteandoo.wordpress.com/
Vanessa: http://www.divertidoydelicioso.es/
Mónica: http://dulcedelimon.com
Berta: https://dulceperonotanto.wordpress.com/
Chus: http://www.elcrepitardelosfogones.com/
Ana P.: https://elpostredeana.wordpress.com/
Rebeca: http://enganchadosalacocina.com/
Inma: http://entre3fogones.com/
Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
Silvia V.: http://espaciogastronomicosingluten.com
Bela: http://facilconbela.blogspot.com.es/
Josu: http://gordonauta.com/
Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/
Lluís Manuel: http://www.hoyavuitoday.com/
Sandra: https://justfoodlovers.com/
Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/
Silvia K.: http://kuinetes.com/
Mar: https://lamardebienblog.wordpress.com/
Diego: http://lamejormaneradehacer.blogspot.com.es/
Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es
Carolina: http://lasrecetasdecarol.com/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Ester: https://losmundosdepiru.wordpress.com/
Jorge: https://mastercocinillas.com/
Mayte: http://maytenlacocina.blogspot.com.es/
María: http://minscocina.blogspot.com.es/
Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/
Antxon: http://musloypechuga.com
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/
Taty: https://planetaty.wordpress.com/
Sara: http://www.recetasandco.com/
Pamela: http://recetaseconomicasycreativas.com/
Nela: http://recetasmanny.blogspot.com.es/
Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
Kemberlyn: http://www.sonrisavegana.com
Melissa: https://soyrepostera.com/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Jokin: http://thecookinglab.es/
Rodrigo: http://www.thehitchcook.com/
Susanna: http://trumpi.blogspot.com.es/
Gisela: https://tuhoradelamerienda.wordpress.com/
Kai: http://tuppersmoment.com/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

Juego de bloguer@s 2.0: Retorno en rojo

Campbell’s Soup Cans, Andy Warhol. Imposible resistirse a empezar así esta entrada tomatera 🙂

Para mí ya hace días que se acabaron las vacaciones, y sí, los retornos son duros, pero los reencuentros con la cocina siempre son maravillosos, como la vuelta al juego de bloguer@s. La estrella de esta nueva edición es… ¡el tomate! ¿Puede haber un retorno más inspirador?

Os dejo dos propuestas tomateras para llenar estos días de delicias y hacer la vuelta más llevadera 😉 ¿Por qué dos? Por lo mismo que he decidido poner estos dos cuadros, ¿para qué escoger si los dos me gustan? 🙂

2012_11_13_13_09_263

La habitación roja, Henri Matisse              

rothko_redorange_m

Sin título (rojo, naranja), Mark Rothko

Torta de tomates

IMG_6643

Los ingredientes (para 4 personas)

  • 300 g de tomates corazón de buey
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado
  • 1 porción de pastaflora (o masa de hojaldre)
  • 125 g de mozzarella de búfala
  • 150 g de provolone dulce
  • 2 huevos
  • 3 cucharadas de albahaca fresca picada
  • 1 cucharada de orégano fresco
  • 3 cucharadas de aceitunas negras picadas
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta negra recién molida

La pastaflora

IMG_6625

Ingredientes: 300 g de harina, 100 g de mantequilla, ½ cucharadita de sal, 1 huevo, 50 ml de agua

Preparación: tamizar la harina sobre una superficie lisa. Añadir la mantequilla cortada a trozos, a temperatura ambiente, la sal, el huevo y el agua, y mezclarlo todo hasta obtener una masa uniforme.

Envolver la masa con film transparente antes de darle forma y dejarla reposar 30 minutos en la nevera.

La torta

1 Cortar los tomates en rodajas finas, salarlos y dejar escurrir encima de un papel de cocina. Mezclar el pan rallado y el parmesano. Revestir un molde para el horno (de 26 cm de diámetro previamente untado con aceite) con la pastaflora, espolvorearla con la mitad de la mezcla anterior.

2 Pasar la mozzarella, el provolone cortado a dados, los huevos, la albahaca y el orégano por la batidora hasta lograr una masa homogénea. Sazonar con sal y pimienta.

3 Repartir las rodajas de tomate por encima de la masa, espolvorear con el resto del pan y el parmesano, cubrir con la masa de queso y, finalmente, repartir las aceitunas picadas por encima del pastel. Cocer unos 40 minutos en el horno precalentado a 190 ºC. Vigilarla, ya que puede tardar menos tiempo en hacerse.

Sugerencias: este pastel combina muy bien con una ensalada verde.

El vino

Vall Excels Blanc 2015 de Agrícola Corbera d’Ebre, D.O. Terra Alta. Quiero dar las gracias Agrícola Corbera d’Ebre, y por supuesto a Sonia, por este delicioso detalle, que une dos cosas que me gustan mucho: la garnacha y la D.O. Terra Alta. Como podéis ver, tuvo un acompañamiento de lujo 🙂

 

Coca de tomates

IMG_6833

Los ingredientes (para 4 personas)

  • 300 g de tomates variados
  • 125 g de mozzarella de búfala
  • 50 g de otro tipo de queso (de pasta blanda y sabor intenso)
  • 2-3 dientes de ajo picados
  • aceite de oliva virgen extra
  • orégano, sal y pimienta negra recién molida
  • 1 porción de pastaflora

La preparación

1 Cortar los tomates en rodajas finas. Picar pequeños los dientes de ajo, cortar en láminas la mozzarella y desmenuzar el otro queso.

Extender la masa hasta que quede de una tamaño de unos 25 cm x 33 cm.

Repartir las rodajas de tomate por encima de la masa, espolvorearlas con el ajo picado, salpimentar y repartir por encima las rodajas de mozzarella y los trozos del queso desmenuzado. Con la ayuda de un pincel, pintar con aceite las partes de la masa que no han quedado cubiertas. Espolvorear el orégano sobre la coca y rociarla con un chorrito de aceite.

Hornearla 10 minutos en el horno precalentado a 220 ºC., y a continuación bajar la temperatura del horno a 190 ºC y hornear 15-20 minutos más, o hasta que se doren los bordes.

Sugerencias: esta coca queda muy bien con cualquier tipo de masa, así que no dudes en hacerla con la masa que más te apetezca, aplicando, eso sí, los tiempos de cocción pertinentes.

El vino

Rosa Cusiné Gran Reserva Rosé 2012 de Parés Baltà, D.O. Cava. Un Brut Nature delicioso, con unas burbujas elegantes, delicadas y un color que acompaña a la perfección a esta coca, porque con los ojos también se come 😉

Este es el libro que me ha inspirado la primera receta… La segunda es marca de la casa 🙂

IMG_4925

Y estos son mis compañeros de juerga tomatera:

Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/

Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/…

Fe: http://www.codigosecreto280.com/

Mònica: http://dulcedelimon.com/

Rebeca: http://enganchadosalacocina.com/

Inma: http://entre3fogones.com/

Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/…

Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/

Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/

Silvia K.: http://kuinetes.com/

Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es/…

Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/…

Ester: https://losmundosdepiru.wordpress.com/…

Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/…

Antxon: http://musloypechuga.com/

Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/…

Maribel: https://picoteandoideas.com

Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/…

Gisela: https://tuhoradelamerienda.wordpress.com/…

Kemberlyn: https://tupperworker.wordpress.com/

Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

 

Juego de bloguer@s 2.0: Melocotones & Cava

800px-Vincent_Willem_van_Gogh_113

Melocotonero en flor, de Vincent van Gogh.

¡Primer juego de bloguer@s del verano! Siempre es tiempo de cava, pero el verano invita, más que ninguna otra época del año, a cavear. Pocas cosas hay más deliciosas que acabar el día con una copa de cava bajo las estrellas.

Este mes no sabía si podría participar en el juego, pero el lunes pasó una cosa que me animó a participar. El lunes, Mar, una compañera de clase del curso de sommelier, nos trajo estos maravillosos préssecs d’Ordal.

Mar, junto con su compañero, trabaja con mimo el melocotón en la finca de Mas Gori. Todo el año nos ha hablado de su trabajo y de los melocotones, y ahora que están en plena temporada nos trajo una caja para que los pudiéramos probar. Los melocotones de Mas Gori son una delicia. Su delicada fragancia ha invadido la casa. El trabajo bien hecho y la pasión de Mar han dado sus frutos. ¡Son los mejores melocotones que he probado nunca! Con estos melocotones, ¿cómo no iba a participar? Además, tenía una necesidad urgente de hablaros del préssec d’Ordal que cría Mar 🙂

¿Qué puede ser más delicioso que acabar el día con una copa de cava bajo las estrellas? Hacerlo con un copa de melocotón y cava. Para esta ocasión he escogido Reserva de la Música Rosé 2013 de Jané Ventura, un cava elaborado con Garnacha Negra.

IMG_6381

Melocotón al cava

Los ingredientes (para 6 personas)

IMG_6372

  • 500 g de melocotones pelados, deshuesados y a dados
  • ½ botella de vino blanco seco refrigerado
  • 1 tira de piel de limón cortada fina
  • el zumo de medio limón colado
  • ½ botella de cava refrigerado

La preparación 

Poner el melocotón en un cuenco y refrigerar.

IMG_6377

Verter el vino en una jarra grande, echar la piel de limón y dejar reposar una hora en el refrigerador.

Antes de servir, retirar la piel de limón y añadir el zumo y, después, incorporar el cava y el melocotón.

 

Cava al melocotón

Los ingredientes (para 1 persona)

  • ¼ de melocotón bien maduro, pelado, deshuesado, troceado y refrigerado
  • 120 ml de cava refrigerado
  • 1 cucharada de Grand Marnier o vodka

La preparación: Poner el melocotón en una copa alta, echar el cava y el Grand Marnier o el vodka, remover y servir.

 

Este es el libro que me ha inspirado…

IMG_6374

Y estos son mis compañeros de juerga melocotonera:

Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/

Fe: http://www.codigosecreto280.com/

Carmen: http://croqueteando.com/

Mònica: http://dulcedelimon.com/

Rebeca: http://enganchadosalacocina.com/

Inma: http://entre3fogones.com/

Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/

Sandra: https://justfoodlovers.wordpress.com/…

Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es/…

Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/…

Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/…

Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/…

Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/…

Taty: https://planetaty.wordpress.com/

Neus: http://rorosacabolas.wordpress.com/

Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

D5RENO026_5_Bodegon con melocotones

Bodegón con melocotones, de Pierre Auguste Renoir. 

cuadros-de-van-gogh-fotos-1

Bodegón con melocotones, de Vincent van Gogh.

Sabores y aromas de casa

189730_3738407

Doris Lee, Thanksgiving, c. 1935.

Desde muy pequeña me ha gustado estar en la cocina. Era el lugar de la casa con más actividad, lleno de olores, risas y conversaciones. Todos los días aprendía cosas. Al principio solo estaba allí, viendo a mis padres, mi yaya y mi tieta limpiar, trocear y cocinar maravillas, y muy atenta a sus conversaciones. Cuando fui más mayor mi padre me dejó colaborar de forma más activa, mi misión era cargar y descargar el lavavajillas, traerle lo que necesitaba y manipular alguna que otra cosa que no fuese muy complicada, fue un momento de felicidad absoluta… ¡era su pinche! Y fue entonces cuando decidí anotar todo lo que hacían en la cocina, sometiéndolos a arduos interrogatorios para apuntarlo todo bien y no perder ni un detalle.

Fruto de este trabajo de campo son dos libretas de espirales con las hojas amarillas por el paso del tiempo y alguna que otra mancha, prueba irrefutable de las veces que las he abierto para volver a esos momentos únicos de intimidad familiar.

IMG_2754

Oleum Flumen nos propuso hace unos meses hacer alguna receta de escabeche con su vinagre de manzana Sumum y oliBO. Hablamos de hacer alguna receta de caza o pescado, para participar de forma activa en la iniciativa de Peix sense preu, de la que ya os he hablado en #SlowFish.

slow-fish-banner

No es lo mismo un escabeche que un adobo, lo sé, pero en ocasiones solo están separados por una delgada línea roja, y no hablo del pimentón, uno de los protagonistas de las dos recetas que voy a compartir con vosotros de esta vieja y suculenta libreta.

IMG_2773

Los adobos han estado presentes siempre en mi casa. Laurel, ajo, pimentón, pimienta, sal y vinagre… olor a cocina antigua del Sur. Mi padre es de Úbeda, en Jaén, y estas preparaciones han sido una constante en nuestras cenas. Hoy rescato dos de estas recetas para vosotr@s de una de las libretas. Recetas que nos hablan de la necesidad de conservar los alimentos en zonas de mucho calor, y que para mi son importantes seguir cocinando para no perder aromas y sabores.

Nota: No voy a dar cantidades exactas para ninguna de las recetas, ya que depende del gusto de cada uno hacer el adobo más o menos fuerte de cualquiera de sus ingredientes. Como es un adobo para recordar, no para conservar, a mi me gusta hacerlo suave. El vinagre de manzana da a estas preparaciones un delicioso toque de sofisticación.

 

Adobo de pescado

IMG_2831

Para esta receta sirve cualquier tipo de pescado, aunque es más habitual prepararla con pescado azul (caballa, jurel, sardinas, atún…). Si se escoge hacerlo con sardinas o boquerones, limpiar el pescado de cabeza y tripas y dejarlo entero. Si se hace con cualquier otro pescado, cortar a rodajas o a dados en el caso del atún. En esta ocasión lo he preparado con dorada salvaje.

IMG_2775

Ingredientes: 1 dorada salvaje, pimentón dulce o picante, ajos, aceite de oliva, vinagre, laurel, perejil, sal, pimienta negra recién molida y harina.

Preparación

Salpimentar el pescado, enharinar, freír en una sartén con un dedo de aceite. Cuando esté frito, colocarlo en una fuente de servir.

En ese mismo aceite, sin que esté muy caliente, freír los ajos laminados, las hojas de perejil enteras y el laurel cortado a trozos con los dedos. Cuando esté todo sofrito retirar del fuego y añadir el pimentón y el vinagre. Remover bien y verter sobre el pescado. Dejar enfriar y guardar en la nevera.

Yo lo serví acompañado de una arroz hervido y luego salteado con un poco del adobo del pescado.

 

Carne adobada

IMG_2841

Para esta receta sirve cualquier tipo de carne. Mi padre solía hacerla con solomillo de ternera y con limón en vez de vinagre. Yo he escogido un solomillo de cerdo de Guijuelo y el vinagre de manzana Sumum.

Ingredientes: 1 solomillo de cerdo, pimentón dulce o picante, ajos, aceite de oliva, vinagre, laurel, perejil, tomillo, sal, harina y pimienta negra recién molida y en grano.

Preparación

Cortar el solomillo en rodajas medianas, disponerlo en una bandeja y salpimentar. Empapar con el aceite y el vinagre. Añadir los ajos cortados en láminas, el laurel troceado y las hierbas picadas y mezclarlo todo muy bien.

Dejar, como mínimo, 5 horas en la nevera (lo ideal son 24). Darle la vuelta a la carne de vez en cuando para que se empape bien con los jugos. En el momento de cocinar, escurrir bien.

Puede preparase de varias formas. Se puede enharinar o empanar y luego freír, o puede hacerse a la plancha, como yo la hice.

IMG_2840

Acompañé la carne con unas patatas al horno y con un Ysios Reserva 2007 de Bodegas Ysios, un tempranillo D.O.Ca. Rioja.

La condesa, el barman y el pintor

6seleni2

Jean Clausel, en su maravilloso libro Venecia exquisita. Historias gastronómicas y recetas, nos cuenta cómo conoció a Giuseppe Cipriani, fundador del mítico Harry’s Bar de Venecia y de la Locanda Cipriani de Torcello.

Cipriani, en sus memorias, L’Angolo dell’ Harry’s Bar, explica su invención del carpaccio. Así lo cuenta Jean Clausel:

“En los años treinta, los médicos ordenaron un régimen muy estricto a la condesa Nani Mocenigo, que le prohibía comer carne cocida. A Cipriani se le ocurrió entonces la idea de la carne de buey cruda, cortada a rodajas muy finas, como si fuera jamón, y rociada con una salsa «universal» que se utilizaba en el Harry’s Bar tanto para la carne como para el pescado, y que entonces se preparaba delante del cliente. Esta salsa se hacía del siguiente modo: sobre una base de mayonesa se añadía salsa Worcester, kétchup, una gota de coñac, una gota de Tabasco y un poco de nata líquida fresca…

Por aquel entonces, en Venecia sólo se hablaba de la exposición Carpaccio, y tanto a la condesa como a su anfitrión les pareció que el rojo de aquellas finas rodajas de carne provenía de las obras maestras, de las que tomaron el nombre.

Más tarde, las salsas se suprimieron de la preparación, y el carpaccio –o mejor, sus pálidas copias– invadió las mesas más elegantes mezclado con parmesano desmenuzado en escamas, o con apio o, en la versión con estragón, aderezado con un hilillo de aceite de oliva y zumo de limón.

Y si se desea obtener un sabor menos ácido, solo hay que sustituir el limón por pomelo mezclado con pimienta…”

Yo os recomiendo un paseo por la Galería de la Academia de Venecia, y tras saturar las retinas del rojo Carpaccio y del resto de los bellísimos colores de los pintores venecianos, acercaros al Harry’s Bar, tomaros un Bellini y después, comeros un delicioso carpaccio.

Y mientras llega el momento de este viaje maravilloso por Venecia, siempre nos queda el placer de la prosa y las anécdotas de Jean Clausel, las deliciosas recetas de su libro

libro

y, si os apetece, un paseo por Venecia exquisita.

358x450x43256-004-6FD77831.jpg.pagespeed.ic.5_70Yin2k0

Celebrando las Saturnales

01-Saturnales

Hace unos meses Maribel me propuso hacer un menú romano. Me encantó la idea, y decidimos que sería nuestro menú para Navidad. Si os pasáis por su blog veréis el menú que ha preparado ella.

Así que os propongo un menú pagano, elaborado con las recetas de Apicio, De re coquinaria.

02-libro-Apicio

Este es el menú:

03-menu

He decidido transcribir las recetas originales, y me gustaría hacer unas aclaraciones antes:

– He recreado en casa el garo (garum), mezclando: anchoas picadas en el mortero, vino tinto, vinagre, pimienta y agua o aceite (según el uso).

04-garum

– Cuando no disponía de algunas de las plantas o especias las he sustituido por otra de sabor similar.

– He decidido dejar el texto original. Cuando leáis las recetas veréis que se pueden adaptar los métodos de cocción y los condimentos a vuestro gusto.

Mejillones en salsa

05-mejillones1

IX. Para los mejillones

Para los mejillones. Garo, puerro cortado pequeño, comino, vino de pasas, ajedreas y vino. Añadir agua y cocer los mejillones (Libro IX).

06-mejillones2

Calabaza a la manera de Alejandría

07-calabaza1

IV. Calabazas

(3) Calabazas a la manera de Alejandría. Escurre las calabazas, después de hervirlas, las salas y las colocas en una fuente. Desmenuzar pimienta, comino, semilla de coriandro, menta fresca y raíz de laserpicio. Tira por encima vinagre, añades dátiles, piñones y lo picas todo. Lo ligas con miel, vinagre, garo, vino hervido y aceite, y lo viertes sobre las calabazas. Cuando hayan hervido, espolvoreas con pimienta y lo presentas (Libro III).

08-calabaza2

Albóndigas de gambas con salsa

09-albondigas-de-gambas

I. Albóndigas

(3) Albóndigas de escilas o de langostinos grandes. Se descabezan los langostinos o las escilas y se desmenuzan en un mortero con pimienta y garo del mejor. Con la carne haces las albóndigas (Libro II).

10-albondigas1

11-albondigas2

I. Salsa para la langosta

(1) Salsa para la langosta y los langostinos. Sofríe una cebolla cortada pequeña (…) salsa con pimienta, seseli, alcaravea, comino, dátil cariota, miel, vinagre, vino, garo, aceite y vino hervido. Si las haces hervidas añade mostaza a esta salsa (Libro IX).

12-salsa

Manzana frita con queso y galleta especiada

13 manzana-con-queso

Los romanos tenían manzanas y queso, así que he decidido hacer unas manzanas a la plancha, fritas en aceite de oliva (vuelta y vuelta), acompañadas con queso.

14-manzanas

Más romano habría sido acompañar este postre con frutos secos, pero tenía galletas especiadas spéculoos y no me he podido resistir. Los persas ya tenía galletas en el siglo VII a.C., así que algún romano curioso también debía haberlas probado ¿no? 😉

El motivo principal de estas fiestas, que empezaban el 17 de diciembre, era recordar la igualdad que originariamente reinaba entre los hombres. Celebremos, pues, las Saturnales.

15-Quarto_Stato

El cuarto estado de Giuseppe Pellizza da Volpedo (1901).

Glosario hiperbreve de gastronomía romana

1-cesto-de-higos

El día 17 de mayo estaré en Tarragona participando en #ViajeaTarraco con Amigastronomicas y algunos bloguer@s más. El programa de actividades es fabuloso y voy a conocer a muchos bloguer@s, así que sin duda será un encuentro fascinante.

pantalla

El viaje empieza siempre antes, con el deseo, la ilusión y el ansia de saber, que te lleva a la preparación del viaje, tan excitante como el viaje en si. Acabar, yo creo que el viaje no acaba nunca.

En estos días voy a prepararme para disfrutar al máximo de todo y quiero compartirlo con vosotr@s, así que he empezado lo que he llamado Glosario hiperbreve de gastronomía romana.

 ¿Me acompañáis en mi #ViajeaTarraco?

 

Banquetes

2-banquete

El recinto amurallado es una garantía de civilidad; el banquete su ceremonia. En cuanto Horacio se halla en sus tierras, en su retiro predilecto, invita a comer a alguna amiga, sin duda una liberta, cantante o actriz conocida. Porque el banquete, en todas sus modalidades, es la circunstancia en que el hombre privado saborea su propia existencia y se la muestra verídicamente a sus iguales. El banquete tenía una importancia tan grande como la vida de los salones en el siglo XVIII o incluso como la corte bajo nuestro Antiguo Régimen. Los emperadores no tenían corte; vivían en su “palacio”, sobre la colina del Palatino, al igual que los nobles de Roma en sus residencias particulares, rodeados tan sólo de sus esclavos y libertos (…); pero, una vez que anochecía, cenaban con sus invitados, que eran senadores o comensales de cuya sociedad gustaban. Una vez concluidos los honores “públicos” y el “gobierno” del patrimonio, el ciudadano privado ensancha su ánimo, a la caída de la tarde, en el banquete; incluso el pobre pueblo (hoi penêtes), es decir las nueve décimas partes de la población, tenía sus veladas de festín. El hombre privado se olvida de todo durante el banquete, salvo de su eventual “profesión”: un individuo que haya hecho voto de consagrar su vida a la búsqueda de la sabiduría no se divertirá de la misma manera que el vulgar profano, sino como filósofo.

El banquete era todo un arte. Los modales de mesa parecen haber sido menos cultivados y haber estado codificados menos rigurosamente que entre nosotros. En cambio, se comía con clientes y amigos de todas las categorías, hasta el punto de que las precedencias se observaban con todo rigor en la distribución de los lechos de mesa (triclinium), en torno del velador que sostenía las bandejas de manjares.

3-Triclinium

No había festín auténtico sin lechos, ni siquiera entre los pobres: sólo se come sentado en las comidas ordinarias (en las casas modestas, la madres de familia, de pie, sirve al padre, sentado a la mesa). La comida nos parecería unas veces oriental y otras medieval. Está muy condimentada, y las salsas complicadas la vuelven pesada.

La parte más delicada de la comida, la más prolongada, es aquella durante la cual se bebe; durante la primera parte de la velada no se había hecho más que comer sin beber; la segunda parte, durante la que se bebe sin comer, constituye el banquete propiamente dicho (comissatio). Es algo más que un festín: una pequeña fiesta donde se trata de que cada uno sostenga su personaje. Como señal festiva los comensales llevan sombreros de flores o “coronas”, y están perfumados, es decir untados en aceite oloroso (se desconocía el alcohol, y los perfumes se disolvían en aceite); los banquetes eran untuosos y brillantes, como lo eran también las noches de amor.

El banquete era mucho más que un banquete, y se esperaba que las conversaciones giraran en torno a consideraciones generales, temas elevados y descargos de conciencia; si el dueño de la casa tiene un filósofo particular o un preceptor para sus hijos, le hará tomar la palabra; y habrá intermedios musicales (con danzas y cantos), ejecutados por profesionales cuyos servicios se alaban, que realcen la fiesta. El banquete es una manifestación social tanto y más que una ocasión para los placeres del vino, y por eso precisamente acabó por dar lugar a todo un género literario, el del @banquete”, en que gente culta, filósofos o eruditos (grammatici), abordaban temas de alta cultura. Cuando la sala de festín ofrece también el espectáculo de un salón más que de un comedor, se ha alcanzado el ideal del banquete, y ya no es posible confundirlo con una francachela popular. “Beber” designaba entonces los placeres de la mundanidad, de la cultura, en ocasiones los encantos de la amistad; por eso hubo pensadores y poetas que pudieron filosofar sobre el vino.

estatuillaSobre la mesa de los banquetes se disponían estatuillas de esqueletos articulados. Conocidas como “el fantasma del banquete” (larvae convivalis), servían de recordatorio de la condición mortal humana, con el fin de acrecentar la sensación de placer y disfrutar del momento, dada la fugacidad de la vida.

4-las-pelis

En el episodio 1 de la serie Yo, Claudio, asistimos a un banquete.

En la película El Satiricón, Fellini recrea el banquete de Trimalción, un personaje de El Satiricón de Petronio. Creo que es una buena aproximación de cómo debía ser un banquete romano.

Os dejo los enlaces para que podáis disfrutar de estas joyas:

Yo, Claudio

El satiricón

 

Bebidas

5-vendimia

El vino era fuerte y dulce y se consumía mezclado con agua. En un banquete romano para beber podríamos escoger entre un vino tipo Marsala y uno con sabor a resina, igual que hoy día en Grecia, ambos rebajados con agua. “¡Aumenta la dosis!”, le ordena al copero un poeta erótico que sufre penas de amor.

Hay una práctica constante de “cortar” el vino con múltiples productos que no dejan de sorprendernos, como el agua de mar, la pez, la miel, la resina, la cal o aún el polvo de mármol. Más raramente también condimentaban el vino con rosas o violetas.

La cerveza era una bebida asociada con los pueblos bárbaros.

 

Comidas

6-Comida

La dieta antigua estaba basada sobre todo en los cereales, el pescado, el aceite y el vino.

7-Pan

Los cereales (trigo o cebada) se consumían en forma de pan o gachas y podían acompañarse con queso o miel.

El pescado –salado, en escabeche, seco o fresco– constituía una parte importante de la dieta media de todos los segmentos sociales. Se practicaba la piscicultura y se pescaba localmente en ríos, lagos y aguas costeras, pero también se importaba pescado del Mar Negro. La producción de salsa de pescado (garum), era una importante industria.

El aceite de oliva se utilizaba para preparar muchos platos y era la principal fuente de grasas.

8-Frutos-secos

Los huevos y los frutos secos se consumían en grandes cantidades. La carne era un lujo con frecuencia disponible solo tras la celebración de un sacrificio en una fiesta, pero los romanos comían caza y pollería y cerdo en menores cantidades. Entre las verduras las más comunes eran judías, acelgas, ajos, calabacines, cebollas y rábanos. Entre las frutas figuraban uvas e higos, pero manzanas, peras, dátiles y moras también se comían y, posteriormente, albaricoques, cerezas y melocotones.

Durante toda la Antigüedad la dieta de muchos pueblos era sencilla y, comparada con los usos modernos, frugal. Durante el Bajo Imperio el lujo extravagante caracterizó las mesas de los ricos, y banquetes pantagruélicos aparecen descritos por escritores como Juvenal y Petronio.

 

Cocción

En cuanto a los modos de cocción, los griegos y lo romanos conocen tres grandes técnicas de base: el asado, el hervido y los guisos. Para ellos están simbólicamente jerarquizadas y su uso recuerda al mismo tiempo el estatuto de la humanidad y el sentido de su progreso. Efectivamente, “el orden que va desde el asado al hervido es a la vez temporal y cultural”, nos explica Marcel Detienne, uno de los más eminentes especialistas del mundo griego, “el de una humanidad comprometida en un camino que va de lo malo a lo mejor y que recuerda así… que primero comió asados, antes de aprender el arte de los platos cocidos a fuego lento”.

Se hierve la carne antes de su cocción o asado, hasta el punto de que queda desangrada, y se la sirve con azúcar.

 

Condimentos

Se apreciaban mucho las salsas con un sabor fuerte (como el garum) y se importaban de Oriente una gran cantidad de especias; de las que hacían un gran uso, excesivo para nosotros (práctica corriente en toda la Antigüedad y que durará hasta la Edad Media). La sal se requería como conservante y saborizante y en muchas regiones tenía que importarse.

La gama de los sabores preferidos se sitúa en torno a lo agridulce. La miel y los vinagres condimentan todas las salsas, también generosas en hierbas y especias.

 

Divinidades

orgia

La alimentación y la cocina en la Antigüedad están explícitamente organizadas a partir de criterios mitológicos muy precisos; los dioses, de Baco a Como confieren a los alimentos y a la comida en sí misma una dimensión ritual. Conviene tenerlo en cuenta cuando hablamos de fiestas dionisíacas, de bacanales o de orgías romanas, considerarlas solamente como prácticas de libertinaje sería ignorar su verdadera dimensión mística y religiosa.

Como, el dios latino de la gastronomía, presidía todas las fiestas de la mesa en compañía de Sileno, dios menor de la embriaguez.

En el calendario de festividades romanas tiene gran importancia festividades como las Cerealias, en honor de la diosa Ceres, diosa de la agricultura, las cosechas y la fecundidad y las Saturnales, en honor a Saturno, dios de la agricultura y la cosecha.

 

Gastrónomos

Una colección de recetas que se conserva, De re coquinaria (El arte culinario), se atribuye a Apicio. Apicio es el nombre que se ha dado a varios gourmets romanos, especialmente a Marco Gavio Apicio, que vivió en el siglo i d.C. Pero el libro de cocina titulado De re coquinaria, una compilación de recetas de varios periodos, adscrito en los manuscritos a Celio Apicio, se escribió en realidad más tarde, probablemente en el siglo iv, y supone todo un reto tanto para cocineros como para críticos.

Lucius Lucinius Lucullus (Lúculo), fue un político y militar romano que amasó grandes fortunas en sus campañas. Lúculo gastaba enormes sumas de dinero en organizar festines, de ahí que su nombre aún siga siendo sinónimo de riqueza. Numerosas recetas de la cocina clásica a base de trufa y foie llevan su nombre.

 

Para saber más…

Cocina y gastronomía romana

Invitados a la cena de Trimalción

La comida en la Roma antigua

¿Cómo comían los romanos?

La gastronomía en las aventuras de Astérix

 

Los autores de este glosario hiperbreve

Apici, L’art de la cuina. Fundació Bernat Metge, 1990.

Neirinck, E. Y Poulain, J-P., Historia de la cocina y de los cocineros. Zendrera Zariquiey, 2001.

Speake, Graham (editor), Diccionario Akal de Historia del mundo antiguo. Akal, 1999.

Veyne, Paul, El Imperio romano, en Historia de la vida privada, Del Imperio romano al año mil, vol. I, bajo la dirección de Phillippe Ariés y Georges Duby. Taurus, 1987.

9 Natura morta