Una gran fábula gastronómico-política: fórmula propuesta por la Camarada Alcachofa

Ensalada de alcachofas Montecarlo

    Propuesta presentada por la Camarada Alcachofa

    Mediodía. El tiempo pasa volando. El reloj de pared del vecino desgrana las doce campanadas sin apresuramientos de mal gusto. Una tras otra, cada una a su debido tiempo. No es, pues, uno de esos relojes nerviosos, que se adelantan al tiempo, ni tampoco de los que se retrasan porque, aunque no se atreven a detenerse del todo, se echan alguna que otra cabezadita entre minuto y minuto.

    La Camarada Alcachofa inicia la exposición de su propuesta con voz clara y precisa. Propone una ensalada de alcachofas Montecarlo y enumera uno tras otro los ingredientes que son necesarios para media docena de comensales: dos pepinillos en vinagre, dos manzanas, un manojo de perejil, ocho tomates, seis cucharadas soperas de aceite y 500 gramos de corazones de alcachofas de tarro.

    Añade a continuación que la referida ensalada puede prepararse en unos veinticinco minutos y que sólo se necesita, como utensilio de cocina, un simple rallador de verdura.

    Establece una pausa para comprobar la impresión que están causando sus palabras entre los circunstantes, pero se encuentra con un muro de rostros indescifrables. Es imposible saber qué es lo que piensan sus camaradas.

    Aprieta un poco más las hojas alrededor de su corazón –es una forma de darse ánimos– y continúa diciendo que una vez que se tienen a mano todos los ingredientes, lo primero que debe hacerse es pelar las manzanas, quitarles las semillas y rallarlas y rallar también los pepinillos. Luego debe procederse a lavar, escurrir y trinchar el perejil, partir cuatro tomates, quitarles las semillas, cortarlos en rodajas finas, cortar los otros tomates en rodajas gruesas y escurrir las alcachofas.

    Al llegar a este punto hace otra pausa, esta vez para tomar aliento, y luego precisa que hay que mezclar el aceite y el jugo de las alcachofas con el perejil y un poco de líquido de los pepinillos en vinagre, y mezclar las alcachofas, las tiras de tomate, los pepinillos en vinagre y las manzanas con la salsa.

    Dice, para terminar, que la presentación de la ensalada que ella propone como receta gastronómica nacional es muy simple, ya que basta con amontonar la ensalada en el centro de la fuente y poner a su alrededor las rodajas de tomate.

 

    Objeción 1

    Elevada por el Camarada Laurel

    Critica la escasa representatividad de la ensalada de alcachofas Montecarlo, habida cuenta de la escasa variedad de hortalizas que integra.

 

    Objeción 2

    Elevada por el Camarada Espárrago

    Critica la presencia de pepinillos en vinagre y califica a los referidos pepinillos abominables.

 

    Objeción 3

    Elevada por la Camarada Patata

    Critica también, como el Camarada Laurel, la falta de representatividad de la ensalada propuesta y se duele de que quienes concibieron su receta no la tuviesen a ella en cuenta.

 

    Objeción 4

    Elevada por la Camarada Espinaca

    Critica el apelativo de Montecarlo que se da a la ensalada propuesta y hace referencia a la escasa influencia del Principado de Mónaco (del que Montecarlo es su principal barrio) en el concierto mundial de las naciones.

    Resalta también la circunstancia de que sólo se hable de ese minúsculo principado en la prensa del corazón y expone los riesgos que para el nuevo Estado que se proponen construir supondría que se le identificase desde el principio con un estado-ciudad que merece un tratamiento tan frívolo por parte de la prensa internacional.

 

     Réplica a la objeción 1

    La Camarada Alcachofa reconoce que en la ensalada que propone deja al margen a muchas camaradas de la despensa, pero alega que, salvadas las distancias, sucede lo mismo en cualquier Estado moderno cada vez que se celebran elecciones generales.

    –En muchos comicios legislativos –dice– el porcentaje de ciudadanos que no acuden a las urnas es muy importante, pero eso no significa, ni mucho menos, que esos ciudadanos dejen de estar sujetos a obligaciones y derechos. Continúan ahí, constituyendo la llamada mayoría silenciosa, y los gobernantes que acaben resultado elegidos, tanto si son de derechas como de izquierdas, deberán tenerles muy en cuenta en sus tareas de gobierno. Algo similar podría decirse de todas las hortalizas que no entren en la elaboración de la ensalada de alcachofas Montecarlo.

 

     Réplica a la objeción 2

    La Camarada Alcachofa opina que no hay ninguna razón para tildar de abominables a los pepinillos en vinagre, aunque solo sea por sus propiedades diuréticas y purgantes.

    Por lo que se refiere concretamente al uso del vinagre como condimento o como medio de conservación, la Camarada Alcachofa recuerda que el vinagre tuvo una gran importancia en le Edad Media y que en aquellos tiempos el gremio de los vinagreros guardaba celosamente el secreto de su fabricación.

 

     Réplica a la objeción 3

             La Camarada Alcachofa repite los mismos argumentos utilizados para rebatir la objeción número 1.

 

     Réplica a la objeción 4

    La Camarada Alcachofa se niega a admitir que el apelativo Montecarlo que distingue a la ensalada que ella propone de otras más o menos similares pueda resultar inadecuado o incluso perjudicial para el nuevo Estado que se proponen construir.

    Resalta también que Montecarlo es un hermoso nombre, de innegable musicalidad, recuerda que en el año 1869 se suprimieron allí todos los impuestos directos y recuerda también que en el año 1911 se promulgó en ese minúsculo Estado una Constitución que acabó con el régimen absoluto y garantizó las libertades fundamentales de los monegascos.

    –Lo que realmente importa a la gente de paz –añade luego– son esas cosas y no los kilómetros cuadrados que mida el país o el número de tanques con que cuente su ejército.

    Para terminar, reconoce que en el famoso Casino de Montecarlo se ha arruinado mucha gente, pero comenta que nadie puso una pistola en el pecho a los jugadores para obligarles a jugar a la ruleta.

 

Interpretación libre de la receta de la Camarada Alcachofa

Esta vez he variado pocos ingredientes. He escogido tomates cherry para hacer la ensalada, he sustituido el perejil por cebollino y los pepinillos son agridulces.

He decidido no rayar ni la manzana ni los pepinillos, que he cortado en trozos pequeños (y por supuesto, no he pelado la manzana 🙂

También he variado la vinagreta. No he utilizado los líquidos de las conservas, que he sustituido por el delicioso vinagre de manzana de Badia Vinagres.

¡Que la disfrutéis camaradas!

Viaje a Tailandia con Birrabox

El 9 de octubre tuve un nuevo seguidor en Twitter, Birrabox. Le di la bienvenida, cotilleé por su web y, ¡me encantó! Así que decidí presentarlos personalmente.

Birrabox es una tienda online de cervezas que además hace una selección mensual de cervezas, a un precio más que razonable. Enseguida se pusieron en contacto conmigo y me ofrecieron la posibilidad de probar su selección del mes de octubre. Como podéis imaginar, dije que sí. Me encantó la propuesta de probar tres cervezas diferentes; cada una sería un viaje a algún lugar exótico, la excusa perfecta para planear menús y trabajar los maridajes con cervezas. A los pocos días, recibí su selección.

Las tres propuestas me parecieron muy interesantes, pero me conquistó la idea de una cena tailandesa, así que decidí empezar por Singha, una cerveza tailandesa tipo lager que elabora Boon Rawd Brewery.

Mi viaje gastronómico, como casi siempre, empezó entre las páginas de un libro. Esta vez fue El libro esencial de la cocina asiática, de la editorial Könemann.

Este es el menú que escogí para Singha:

  • Ensalada de pepino con cacahuetes y guindilla
  • Pastelitos de pescado al estilo tailandés

¡Seguro que os va a encantar! ¿Quién se anima a una noche exótica, llena de aromas delicados y sabores sorprendentes?

Ensalada de pepino con cacahuetes y guindilla

Ingredientes

Para 4-6 personas

  • 3 pepinos
  • 2 cucharadas de vinagre blanco
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 1-2 cucharadas de salsa de guindillas
  • ½ cebolla roja piada
  • ½ taza (15 g) de hojas de cilantro fresco
  • 1 taza (160 g) de cacahuetes tostados
  • 2 cucharadas de ajo frito
  • ½ cucharadita de guindilla picada
  • 1 cucharada de salsa de pescado

Preparación

Pelar los pepinos y cortar por la mitad, a lo largo. Despepitarlos y cortarlos en rodajas finas.

Mezclar en un cuenco pequeño el vinagre y el azúcar, y remover hasta que el azúcar se haya disuelto. Trasladarlo a un cuenco grande y mezclar con el pepino, la salsa de guindillas, la cebolla y el cilantro. Dejarlo en adobo 45 minutos.

Pasado este tiempo, freír el ajo y escurrir muy bien.

Justo antes de servir, agregar los cacahuetes, el ajo, la guindilla y la salsa de pescado. Mezclar con delicadeza y servir.

Pastelitos de pescado al estilo tailandés

Ingredientes

Para 4-6 personas

  • 450 g de filetes de pescado blanco
  • 3 cucharadas de fécula de maíz o de harina de arroz
  • 1 cucharada de salsa de pescado
  • 1 huevo batido
  • ½ taza (15 g) de hojas de cilantro fresco
  • 3 cucharaditas de curry rojo fresco o precocinado
  • 1-2 cucharaditas de guindilla roja picada
  • 100 g de judías verdes cortadas finas
  • 2 cebolletas picadas finas
  • ½ taza (125 ml) de aceite
  • salsa tailandesa (ver receta más abajo)

Preparación

Triturar o picar con el cuchillo el pescado hasta que quede fino. Agregar la fécula de maíz, la salsa de pescado, el huevo, el cilantro, la pasta de curry y la guindilla y mezclar muy bien.

Trasladar la mezcla a un cuenco grande, añadir las judías y la cebolleta y mezclar bien. Hacer pastelillos planos.

Calentar a fuego medio el aceite. Freír los pastelillos de 4 en 4 hasta que adquieran un tono dorado oscuro por ambos lados. Escurrir sobre papel de cocina y servir inmediatamente.

Servir junto con la salsa tailandesa.

 

Si lo prefieres, puedes hacerlos a la plancha. Puedes preparar los pastelitos con antelación y guardarlos, cubiertos con film, no más de 4 horas en la nevera.

 

Salsa tailandesa

En una cacerola pequeña mezclar ½ taza (125 g) de azúcar, ½ taza (125 ml) de agua, ¼ taza (60 ml) de vinagre blanco, 1 cucharada de salsa de pescado y 1 guindilla pequeña roja picada. Llevar a ebullición y hervir, a fuego lento, sin tapar, 5 minutos, hasta que espese ligeramente.

Retirar del fuego y dejar enfriar un poco antes de mezclar con ¼ pepino picado pequeño y fino, ¼ zanahoria picada pequeña y fina y 1 cucharada de cacahuetes tostados gruesamente picados.

Ya sabéis, si os ha gustado la propuesta del mes de octubre, seguro que os gustarán las que tienen que venir. Es una buena forma de dejarse aconsejar y de probar cervezas de todo el mundo. Daros un paseo por Birrabox y ya me contaréis.

Os anuncio que aún tengo pendientes dos viajes gastronómicos más, uno por Alemania, con Dinkelacker Privat, y otro por Grecia, con Fix Dark. Pronto llegarán estos maridajes, mientras, disfrutad de buenas compañías, mesas y cervezas.

Juego de bloguer@s 2.0: Berenjeneando

166103.730500613.1.o1939706294

Berenjenas, de Jean Marc Estellon.

Última entrada en el blog antes de las vacaciones, y, la estrella es… ¡la berenjena! Estoy contenta de que la última entrada del blog sea la del juego bloguer@s 🙂 Querid@s compañero@ de juego… ¡a disfrutar de las vacaciones!

Os dejo con varias propuestas con berenjenas. Que tengáis tod@s un gran verano, lleno de delicias y, cómo no… ¡berenjenas! 😉

Berenjena dulce con ajo

IMG_4500

Los ingredientes (para 4 personas)

IMG_44833 berenjenas medianas

  • 7 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada y ½ de ajo picadito fino
  • 6 cucharaditas de azúcar
  • 6 cucharaditas de salsa de soja
  • 6 cucharaditas de vinagre de sidra
  • 1 cucharada de jerez seco

La preparación

1 Cortar a lo largo las berenjenas por la mitad y luego en cuñas de unos 3 cm de ancho. Dividir las cuñas en un trozos de 3 cm de largo.

2 Calentar 3 cucharadas de aceite en un wok o en una sartén de fondo pesado, moviendo ligeramente para bañar el fondo y todas las paredes. Echar la mitad de los trozos de berenjena y saltear durante 5 minutos o hasta que se doren y absorban todo el aceite. Trasladar a un plato. Repetir la operación con otras 3 cucharadas de aceite y los demás trozos de berenjena.

IMG_4486

3 Calentar el aceite restante en el wok y dorar el ajo a fuego lento. Añadir el azúcar, la salsa de soja, el vinagre y el jerez; llevar a ebullición y remover. Rehogar los trozos de berenjena para que absorban la salsa. Servir con arroz blanco.

Sugerencias: este plato puede prepararse hasta con 2 días de antelación y conservarse en el frigorífico. Servir a temperatura ambiente.

El vino

Electio Xarel·lo 2012 de Parés Baltà, D.O. Penedés.

 

Ensalada fría de pulpo y berenjena

IMG_7085

Los ingredientes (para 4 personas)

  • 2 berenjenas en láminas finas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y un poco más para aliñar
  • 1 diente de ajo laminado
  • 1 guindilla roja fresca despepitada y picada
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 175 ml de vinagre de vino blanco o de manzana
  • 1 kg de pulpo hervido
  • 2 cucharadas de alcaparras en salmuera
  • 12 aceitunas negras deshuesadas y laminadas
  • 4 tomates a gajos
  • 4-5 hojas de albahaca
  • sal y pimienta negra recién molida

La preparación

1 Calentar una sartén antiadherente, sellar la berenjena por ambos lados y poner en una ensaladera. En otra sartén, calentar el aceite con el ajo y la guindilla, añadir el perejil y el vinagre, llevar a ebullición y verter sobre las berenjenas. Remover bien, con delicadeza, y dejar marinar 2 horas.

2 Cortar el pulpo a rodajas finas. Poner en la ensaladera junto a las berenjenas, añadir las alcaparras, las aceitunas, salpimentar y mezclar. Se puede volver a guardar en el refrigerador hasta el momento de servir. Justo en ese momento, aliñar con aceite, adornar con el tomate y la albahaca y servir enseguida.

El vino

Bulería Sauvignon Blanc 2015 de Bodegas Dios Baco.

Esto son los libros que me ha inspirado…

IMG_7086

¿Queréis más recetas con berenjenas?

Medias lunas de berenjenas.

Berenjenas de Cadaqués.

Berenjenas con queso de oveja.

Berenjenas asadas.

Ensalada marroquí de berenjenas fritas.

Y estos son mis compañeros de juerga berenjenera:

Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/

Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/…

Fe: http://www.codigosecreto280.com/

Mònica: http://dulcedelimon.com/

Inma: http://entre3fogones.com/

Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/

Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/

Silvia K.: http://kuinetes.com/

Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es/…

Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/…

Ester: https://losmundosdepiru.wordpress.com/…

Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/…

Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/…

Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/…

Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/…

Gisela: https://tuhoradelamerienda.wordpress.com/…

Kemberlyn: https://tupperworker.wordpress.com/

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Bodegón de berenjenas, de Paco Cuadrado.

Juego de bloguer@s 2.0: Chutney de piña

La piña ha sido el ingrediente más votado este mes en el Juego de bloguer@s. A mi me ha parecido estupendo, así puedo compartir con vosotr@s esta maravillosa receta agridulce.

El chutney es un condimento agridulce elaborado con frutas o verduras (o una mezcla de ambas) cocidas en vinagre con azúcar y especias hasta que se obtiene una consistencia de confitura.

Considerado típicamente indio, el chutney (palabra inglesa derivada del hindi chatni, que quiere decir especias fuertes) es en realidad una especialidad británica, que data de la época colonial.

Los chutney se sirven como acompañamiento para carnes y pescados. Yo os propongo un chutney de piña, muy recomendable para acompañar las carnes de cerdo y los pescados blancos fríos.

Chutney de piña

(para 3 tarros de 250 g)

IMG_4400

Ingredientes: 3 manzanas, 2 peras de carne firme, 250 g de piña, 2 dientes de ajo, 50 g de pasas sultanas, 350 g de azúcar moreno de caña, 2 tacitas de vinagre de jerez (en la receta original indica de sidra), 1 cucharadita de cominos, 1 cucharadita de sal, una pizca de jengibre en polvo

Preparación

En una cazuela amplia, esmaltada o de acero inoxidable, disolver el azúcar con el vinagre, añadir las especias, las pasas y la sal, dejar cocer a fuego lento 10 minutos.

Pelar las manzanas y las peras, quitar los corazones y picarlo muy fino. Picar del mismo modo la piña. Incorporar la fruta a la cazuela y dejar cocer a fuego lento 1 hora aproximadamente, hasta que espese.

IMG_4415

Verter en tarros, previamente esterilizados, y tapar de inmediato. Esperar un mes antes de consumir.

IMG_4418

Estos han sido mis compañeros de juerga cocinera este mes:

Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/
Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es
Silvia K.: http://kuinetes.com/
Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/
Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
Ana P.: https://elpostredeana.wordpress.com/
Inma: http://entre3fogones.com/
Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Rebeca: http://enganchadosalacocina.wordpress.com/
Sara: http://www.recetasandco.com/
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/
Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/
Carmen: https://croqueteandoo.wordpress.com/
Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/
Carolina: http://lasrecetasdecarol.com/
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Carlota: https://articuina.wordpress.com
Mònica: http://dulcedelimon.com

Sabores y aromas de casa

189730_3738407

Doris Lee, Thanksgiving, c. 1935.

Desde muy pequeña me ha gustado estar en la cocina. Era el lugar de la casa con más actividad, lleno de olores, risas y conversaciones. Todos los días aprendía cosas. Al principio solo estaba allí, viendo a mis padres, mi yaya y mi tieta limpiar, trocear y cocinar maravillas, y muy atenta a sus conversaciones. Cuando fui más mayor mi padre me dejó colaborar de forma más activa, mi misión era cargar y descargar el lavavajillas, traerle lo que necesitaba y manipular alguna que otra cosa que no fuese muy complicada, fue un momento de felicidad absoluta… ¡era su pinche! Y fue entonces cuando decidí anotar todo lo que hacían en la cocina, sometiéndolos a arduos interrogatorios para apuntarlo todo bien y no perder ni un detalle.

Fruto de este trabajo de campo son dos libretas de espirales con las hojas amarillas por el paso del tiempo y alguna que otra mancha, prueba irrefutable de las veces que las he abierto para volver a esos momentos únicos de intimidad familiar.

IMG_2754

Oleum Flumen nos propuso hace unos meses hacer alguna receta de escabeche con su vinagre de manzana Sumum y oliBO. Hablamos de hacer alguna receta de caza o pescado, para participar de forma activa en la iniciativa de Peix sense preu, de la que ya os he hablado en #SlowFish.

slow-fish-banner

No es lo mismo un escabeche que un adobo, lo sé, pero en ocasiones solo están separados por una delgada línea roja, y no hablo del pimentón, uno de los protagonistas de las dos recetas que voy a compartir con vosotros de esta vieja y suculenta libreta.

IMG_2773

Los adobos han estado presentes siempre en mi casa. Laurel, ajo, pimentón, pimienta, sal y vinagre… olor a cocina antigua del Sur. Mi padre es de Úbeda, en Jaén, y estas preparaciones han sido una constante en nuestras cenas. Hoy rescato dos de estas recetas para vosotr@s de una de las libretas. Recetas que nos hablan de la necesidad de conservar los alimentos en zonas de mucho calor, y que para mi son importantes seguir cocinando para no perder aromas y sabores.

Nota: No voy a dar cantidades exactas para ninguna de las recetas, ya que depende del gusto de cada uno hacer el adobo más o menos fuerte de cualquiera de sus ingredientes. Como es un adobo para recordar, no para conservar, a mi me gusta hacerlo suave. El vinagre de manzana da a estas preparaciones un delicioso toque de sofisticación.

 

Adobo de pescado

IMG_2831

Para esta receta sirve cualquier tipo de pescado, aunque es más habitual prepararla con pescado azul (caballa, jurel, sardinas, atún…). Si se escoge hacerlo con sardinas o boquerones, limpiar el pescado de cabeza y tripas y dejarlo entero. Si se hace con cualquier otro pescado, cortar a rodajas o a dados en el caso del atún. En esta ocasión lo he preparado con dorada salvaje.

IMG_2775

Ingredientes: 1 dorada salvaje, pimentón dulce o picante, ajos, aceite de oliva, vinagre, laurel, perejil, sal, pimienta negra recién molida y harina.

Preparación

Salpimentar el pescado, enharinar, freír en una sartén con un dedo de aceite. Cuando esté frito, colocarlo en una fuente de servir.

En ese mismo aceite, sin que esté muy caliente, freír los ajos laminados, las hojas de perejil enteras y el laurel cortado a trozos con los dedos. Cuando esté todo sofrito retirar del fuego y añadir el pimentón y el vinagre. Remover bien y verter sobre el pescado. Dejar enfriar y guardar en la nevera.

Yo lo serví acompañado de una arroz hervido y luego salteado con un poco del adobo del pescado.

 

Carne adobada

IMG_2841

Para esta receta sirve cualquier tipo de carne. Mi padre solía hacerla con solomillo de ternera y con limón en vez de vinagre. Yo he escogido un solomillo de cerdo de Guijuelo y el vinagre de manzana Sumum.

Ingredientes: 1 solomillo de cerdo, pimentón dulce o picante, ajos, aceite de oliva, vinagre, laurel, perejil, tomillo, sal, harina y pimienta negra recién molida y en grano.

Preparación

Cortar el solomillo en rodajas medianas, disponerlo en una bandeja y salpimentar. Empapar con el aceite y el vinagre. Añadir los ajos cortados en láminas, el laurel troceado y las hierbas picadas y mezclarlo todo muy bien.

Dejar, como mínimo, 5 horas en la nevera (lo ideal son 24). Darle la vuelta a la carne de vez en cuando para que se empape bien con los jugos. En el momento de cocinar, escurrir bien.

Puede preparase de varias formas. Se puede enharinar o empanar y luego freír, o puede hacerse a la plancha, como yo la hice.

IMG_2840

Acompañé la carne con unas patatas al horno y con un Ysios Reserva 2007 de Bodegas Ysios, un tempranillo D.O.Ca. Rioja.

Juego de bloguer@s 2.0: ensalada de calabacín con garbanzos

IMG_8146

Este mes el ingrediente más votado en el juego de bloguer@s fue el calabacín. A mi me pareció de fábula, y lo tenía claro, en mi receta lo utilizaría crudo. Soy muy amante de las verduras crudas y el calabacín, si es fresco (y si puede ser, ECO) es delicioso para consumir de este modo. Cuando se come el calabacín crudo, lo importante es preparar un buen aliño y, en este caso, el marinado le va a dar un toque fabuloso. Esta es una ensalada muy refrescante y nutritiva, en la que no perdemos ninguna de las propiedades del calabacín al no someterlo a ningún proceso de cocción.

Tres ingredientes estrella han contribuido a que el resultado final fuera más delicioso: el cigronet de l’Alta Anoia, del que ya os hablé en #SlowSitges, y el dueto de Oleum Flumen.

Esta ensalada se prepara en un pim pam, así que si no tenéis ganas de liaros cociendo garbanzos, que hace mucho calor, haceros con unos buenos garbanzos cocidos y… ¡al ataque!

¿Os animáis a hacerla?

Ensalada de calabacín con garbanzos

IMG_8160

Ingredientes (para 2 personas):

  • 1 calabacín mediano
  • 50 g de piñones
  • 50 g de queso parmesano
  • 100 g de garbanzos
  • unas hojas de albahaca fresca

Para la vinagreta:

  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 ½ cucharada de vinagre agridulce (o de Módena)
  • sal
  • pimienta negra recién molida

¡Manos a la obra!

Hervir los garbanzos hasta que estén tiernos. Dejar enfriar dentro del agua de cocción y, una vez fríos, escurrir y reservar.

IMG_8147

Lavar los calabacines muy bien, secarlos. Con ayuda de un pelapatatas cortarlos en tiras finas y ponerlas en una fuente. Rallar el parmesano con el pelapatatas y mezclarlo con cuidado con las tiras de calabacín.

Añadir los garbanzos cocidos al cuenco y mezclar de nuevo.

Mezclar en un cuenco todos los ingredientes de la vinagreta hasta obtener una emulsión. Aliñar la ensalada con la mezcla.

IMG_8152

Dejar reposar al menos 15 minutos antes de servirla.

Tostar los piñones en una sartén sin aceite y añadirlos a la ensalada en el momento de servirla.

IMG_8158

Un extra

Ensalada-calabacin

Hace ya más de un año, preparé un menú para David, de El blog de los vinos, que incluía una ensalada de calabacín. Es otra versión diferente, aromatizada con menta, también muy fresca y deliciosa.

Estos son mis compañer@s de juerga cocinera en esta edición del Juego de bloguer@s 2.0:

Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/

Carmen: https://croqueteandoo.wordpress.com/

Mònica: http://dulcedelimon.com

Rebeca: http://enganchadosalacocina.wordpress.com/

Inma: http://entre3fogones.com/

Ana: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/

Bela: http://facilconbela.blogspot.com.es/

Josu: http://gordonauta.com/

Silvia: http://kuinetes.com/

Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/

Ester: https://losmundosdepiru.wordpress.com/

Antxon: http://musloypechuga.com

Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/

Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/

Sara: http://www.recetasandco.com/

Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/

Susanna: http://trumpi.blogspot.com.es/

Silvia: http://unapizcadena.wordpress.com/