Fantasía hindú

“Una hoja que cae no es solo una hoja; significa el otoño completo”(David Chadwick).

Cada cambio de estación espero que Marga me escriba para proponerme colaborar con ella, lo cual es siempre una excusa para volver a leer sobre alimentación y medicina china. Hoy, en su blog, Marga habla de la alimentación para el otoño según la medicina china.

La mejor comida para el otoño es la comida simple, sencilla y limpia. Una alimentación con una presencia importante de granos, baja en grasas animales y en alimentos industrializados y lo menos manipulada posible, con cocciones lentas. Verduras de raíz (me gusta más que llamarlos tubérculos), cereales y legumbres son los alimentos que se aconsejan. En fin, un verdadero sacrificio 😉

Adoro todos estos alimentos, y si añades la sugerencia de incluir picantes suaves en su elaboración, el resultado no podía ser otro que un guiso sabroso y exótico, mejor dicho, tres platos cocinados por separado que ofrecen juntos un festival de color y sabor.

Fantasía hindú

1 Cazuela de zanahorias y nabos al modo hindú

Ingredientes (para cuatro personas): ½ kg de zanahorias, ½ kg de nabos, 1 cebolla grande, 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (o mantequilla), 1 cucharadita de azúcar moreno, agua, sal y pimienta negra recién molida.

Para el condimento: 2 dientes de ajo, 1 o ½ guindilla, 3 cm de jengibre fresco, 1 cucharadita de comino en grano, 1 cucharadita de coriandro en grano, 3 cucharadas de yogur natural, una pizca de canela en polvo, nuez moscada y pimienta negra recién molida.

Preparación

Picar en un mortero (o triturar) todas las especias, los ajos pelados y la guindilla despepitada. Mezclar con el jengibre rallado y el yogur hasta obtener una pasta. Reservar.

Pelar los nabos y las zanahorias y cortarlos en rodajas de unos 0,5 cm.

Picar la cebolla pequeña y sofreírla en una sartén con el aceite.

Cuando empiece a estar transparente añadir los nabos y las zanahorias y dejar que tomen color, por ambos lados. Añadir el yogur con los condimentos, salpimentar, remover y cubrir con agua caliente.

Tapar la cazuela y dejar cocer la preparación 10 minutos a fuego lento. Pasado este tiempo, añadir el azúcar, remover, voltear las zanahorias y los nabos y cocer a fuego medio-alto, con la cazuela destapada, hasta que se haya evaporado todo el líquido.

2 Lentejas amarillas guisadas

Ingredientes: lentejas amarillas, cebolla, un tomate pequeño, aceite de oliva virgen extra (o mantequilla), garam masala, agua, sal y pimienta negra recién molida.

Preparación

Picar la cebolla pequeña y sofreírla en una sartén con el aceite. Cuando empiece a estar dorada añadir el tomate muy picado y el garam masala, mezclar bien y sofreír a fuego medio hasta que adquiera la textura de una confitura. Añadir las lentejas, saltear dos minutos, cubrirlas con agua, salpimentar y cocinarlas a fuego medio-alto hasta que estén hechas. Añadir agua si es necesario. Deben quedar suculentas pero no líquidas.

3 Arroz salteado con frutos secos

Ingredientes: arroz integral, cebolla, aceite de oliva virgen extra (o mantequilla), frutos secos tostados (anacardos, pistachos, avellanas y almendras), algunos granos uva, comino molido, agua, sal y pimienta negra recién molida.

Preparación

Hervir el arroz y cuando esté cocido, escurrir bien, enfriándolo con agua hasta que el agua que salga totalmente limpia.

Picar la cebolla pequeña y sofreírla en una sartén con el aceite. Cuando empiece a dorarse añadir el arroz, salpimentar y espolvorear con el comino, mezclar bien.

Antes de servir, cubrir con los frutos secos. Si lo deseas, también puedes añadir, cuando salteas el arroz, uvas pasas.

Decorar, en el último momento con uva fresca o con granada.

Para esta comida, delicadamente especiada, os propongo una cava que aun llenará más de color vuestra mesa, Torelló Pàl·lid Brut Rosé Reserva 2014, de Caves Torelló, un vino espumoso D.O. Cava elaborado con la variedad Pinot Noir.

Estos son los libros que han inspirado este plato otoñal.

Primavera en crudo

La primavera, de Sandro Botticelli.

El verano pasado hice mi primera colaboración con Margarita: Verano, rojo, sandía.

Colaborar con Margarita siempre es especial. Cada propuesta de colaboración es una invitación a conocer un poco más la medicina tradicional china, a buscar con avidez en mis libros de cocina y descubrir nuevas formas de preparar los alimentos. En este caso la palabra es… CRUDO.

Hoy, en su nuevo postSabor a primavera, descubriréis cuál es el elemento de la primavera en la medicina tradicional china y qué alimentos son los más adecuados para esta estación. Es una forma más de disfrutar de los frutos de una estación en la que se produce la explosión de la vida.

Yo, con este menú que he preparado, os invito a una explosión de sabor.

 

Ensalda Waldorf

La ensalada Waldorf se creó en 1893 en el Hotel Waldorf de Nueva York. El maître d’hôtel Oscar Tschirky reclamó su autoría.

Así era el Waldorf Astoria en aquella época, en su antiguo emplazamiento. Dibujo de Joseph Pennell.

He escogido esta receta porque es de las pocas que utiliza apionabo en vez de apio para su elaboración. Esta es una ensalada crujiente y refrescante, el apionabo estalla en la boca, sus perfumes anisados y terrosos combinan delicadamente con la acidez de la manzana y la untuosidad de la salsa. ¡Seguro que os va a encantar!

Ingredientes 

500 g de apionabo, 100 g de nueces sin cáscara y 2 manzanas ácidas

Para la salsa: 4 cucharadas de mayonesa, 4 cucharadas de crema de leche, 1 cucharada de vinagre de vino blanco, el zumo de ½ limón, sal y pimienta recién molida

Preparación

Pelar el apionabo y con la mandolina cortarlo en láminas de no más de 3 mm de grueso. Cortar después en juliana. Hacer lo mismo con las manzanas.

Colocar las tiras del apionabo y la manzana en un cuenco y mojar con el zumo de limón. Mezclar bien. A continuación agregar las nueces cortadas gruesamente. Mezclar de nuevo.

Hacer una mayonesa con todos los ingredientes para la salsa. Incorporar a la ensalada y mezclar concienzudamente.

Dejar reposar en fresco como mínimo una hora.

 

Ensalada de alcachofas y parmesano

Ingredientes 

6-8 alcachofas muy tiernas, 100 g de queso parmesano y unas hojas de perejil

Para el aliño: vinagre balsámico de Módena, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta recién molida

Preparación

Preparar las alcachofas de forma que queden solo los corazones blancos. Cortar estos en láminas muy finas y echarlas en un cuenco con agua y perejil para evitar la oxidación. Cortar el parmesano en virutas.

Escurrir bien las alcachofas, secándolas con un trapo.

Hacer el aliño con los ingredientes que se indican. Juntar las alcachofas con el queso y aliñar. Mezclar con cuidado y servir de inmediato.

 

Fresas Romanoff

Ingredientes 

500 g de fresas o fresones (yo he escogido frambuesas), 4 cucharadas de curaçao y 4 cucharadas de zumo de naranja

Para la crema Chantilly: 1,5 dl de crema de leche espesa (para montar) muy fría, 1 cucharada de azúcar lustre y 1 cucharada de azúcar vainillado

Preparación

Lavar las fresas y retirarles el pedúnculo. Ponerlas en un cuenco y rociar con el curaçao y el zumo de naranja. Remover con delicadeza, cubrir el cuenco con film y dejarlas reposar en el refrigerador durante 4 horas como mínimo.

Antes de servir, batir la crema de leche muy fría con los azúcares, hasta obtener una nata firme.

Repartir las fresas y su líquido de maceración en cuencos de cristal individuales y cubrir con la crema Chantilly. Servir enseguida.

Sugerencia

En vez de emplear azúcar lustre y azúcar vainillado, yo decidí aromatizar azúcar blanco con vainilla natural. Para dos cucharadas de azúcar empleé 1/3 de vaina de vainilla. Abrir la vaina verticalmente y con la ayuda de la punta de un cuchillo extraer todas las semillas. Mezclar las semillas y la vaina con el azúcar y dejar reposar 2-3 horas, para que el azúcar se impregne del aroma de la vaina y las semillas. Retira los trozos de vaina del azúcar antes de mezclar con la crema. No tires esas vainas, ya que te servirán para aromatizar otros postres.

Para acompañar esta explosión de sabores y dar la bienvenida a esta nueva primavera os propongo un cava, Cuvée de Carol 2009 de la bodega Parés Baltà.

Y como siempre, os dejo con los libros que me han inspirado estas delicias.

Juego de bloguer@s 2.0: Retorno en rojo

Campbell’s Soup Cans, Andy Warhol. Imposible resistirse a empezar así esta entrada tomatera 🙂

Para mí ya hace días que se acabaron las vacaciones, y sí, los retornos son duros, pero los reencuentros con la cocina siempre son maravillosos, como la vuelta al juego de bloguer@s. La estrella de esta nueva edición es… ¡el tomate! ¿Puede haber un retorno más inspirador?

Os dejo dos propuestas tomateras para llenar estos días de delicias y hacer la vuelta más llevadera 😉 ¿Por qué dos? Por lo mismo que he decidido poner estos dos cuadros, ¿para qué escoger si los dos me gustan? 🙂

2012_11_13_13_09_263

La habitación roja, Henri Matisse              

rothko_redorange_m

Sin título (rojo, naranja), Mark Rothko

Torta de tomates

IMG_6643

Los ingredientes (para 4 personas)

  • 300 g de tomates corazón de buey
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado
  • 1 porción de pastaflora (o masa de hojaldre)
  • 125 g de mozzarella de búfala
  • 150 g de provolone dulce
  • 2 huevos
  • 3 cucharadas de albahaca fresca picada
  • 1 cucharada de orégano fresco
  • 3 cucharadas de aceitunas negras picadas
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta negra recién molida

La pastaflora

IMG_6625

Ingredientes: 300 g de harina, 100 g de mantequilla, ½ cucharadita de sal, 1 huevo, 50 ml de agua

Preparación: tamizar la harina sobre una superficie lisa. Añadir la mantequilla cortada a trozos, a temperatura ambiente, la sal, el huevo y el agua, y mezclarlo todo hasta obtener una masa uniforme.

Envolver la masa con film transparente antes de darle forma y dejarla reposar 30 minutos en la nevera.

La torta

1 Cortar los tomates en rodajas finas, salarlos y dejar escurrir encima de un papel de cocina. Mezclar el pan rallado y el parmesano. Revestir un molde para el horno (de 26 cm de diámetro previamente untado con aceite) con la pastaflora, espolvorearla con la mitad de la mezcla anterior.

2 Pasar la mozzarella, el provolone cortado a dados, los huevos, la albahaca y el orégano por la batidora hasta lograr una masa homogénea. Sazonar con sal y pimienta.

3 Repartir las rodajas de tomate por encima de la masa, espolvorear con el resto del pan y el parmesano, cubrir con la masa de queso y, finalmente, repartir las aceitunas picadas por encima del pastel. Cocer unos 40 minutos en el horno precalentado a 190 ºC. Vigilarla, ya que puede tardar menos tiempo en hacerse.

Sugerencias: este pastel combina muy bien con una ensalada verde.

El vino

Vall Excels Blanc 2015 de Agrícola Corbera d’Ebre, D.O. Terra Alta. Quiero dar las gracias Agrícola Corbera d’Ebre, y por supuesto a Sonia, por este delicioso detalle, que une dos cosas que me gustan mucho: la garnacha y la D.O. Terra Alta. Como podéis ver, tuvo un acompañamiento de lujo 🙂

 

Coca de tomates

IMG_6833

Los ingredientes (para 4 personas)

  • 300 g de tomates variados
  • 125 g de mozzarella de búfala
  • 50 g de otro tipo de queso (de pasta blanda y sabor intenso)
  • 2-3 dientes de ajo picados
  • aceite de oliva virgen extra
  • orégano, sal y pimienta negra recién molida
  • 1 porción de pastaflora

La preparación

1 Cortar los tomates en rodajas finas. Picar pequeños los dientes de ajo, cortar en láminas la mozzarella y desmenuzar el otro queso.

Extender la masa hasta que quede de una tamaño de unos 25 cm x 33 cm.

Repartir las rodajas de tomate por encima de la masa, espolvorearlas con el ajo picado, salpimentar y repartir por encima las rodajas de mozzarella y los trozos del queso desmenuzado. Con la ayuda de un pincel, pintar con aceite las partes de la masa que no han quedado cubiertas. Espolvorear el orégano sobre la coca y rociarla con un chorrito de aceite.

Hornearla 10 minutos en el horno precalentado a 220 ºC., y a continuación bajar la temperatura del horno a 190 ºC y hornear 15-20 minutos más, o hasta que se doren los bordes.

Sugerencias: esta coca queda muy bien con cualquier tipo de masa, así que no dudes en hacerla con la masa que más te apetezca, aplicando, eso sí, los tiempos de cocción pertinentes.

El vino

Rosa Cusiné Gran Reserva Rosé 2012 de Parés Baltà, D.O. Cava. Un Brut Nature delicioso, con unas burbujas elegantes, delicadas y un color que acompaña a la perfección a esta coca, porque con los ojos también se come 😉

Este es el libro que me ha inspirado la primera receta… La segunda es marca de la casa 🙂

IMG_4925

Y estos son mis compañeros de juerga tomatera:

Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/

Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/…

Fe: http://www.codigosecreto280.com/

Mònica: http://dulcedelimon.com/

Rebeca: http://enganchadosalacocina.com/

Inma: http://entre3fogones.com/

Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/…

Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/

Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/

Silvia K.: http://kuinetes.com/

Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es/…

Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/…

Ester: https://losmundosdepiru.wordpress.com/…

Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/…

Antxon: http://musloypechuga.com/

Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/…

Maribel: https://picoteandoideas.com

Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/…

Gisela: https://tuhoradelamerienda.wordpress.com/…

Kemberlyn: https://tupperworker.wordpress.com/

Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/