Un menú para Mon Pare

Todo empieza una radiante y fría mañana de marzo.

El destino: Les Vinyes del Convent, la única bodega de la Terra Alta que se encuentra en Horta de Sant Joan, una población tradicionalmente ligada al mundo del vino y bajo el paraguas de la Denominación de Origen Terra Alta.

La bodega se inauguró en junio de 2017 con cinco referencias: Los Ceps de la Via Verda Blanc, Los Ceps de la Via Verda Negre, Els Costums Blanc, Els Costums Negre y Mas de Sotorres.

Desde entonces han visto la luz otros dos vinos: Lola Bel, un rosado 100% Garnacha peluda, homenaje a la madre de Elías Gil, y el reciente Mon Pare, el protagonista de esta entrada.

La belleza de sus “campos” de sol i serena es lo que me enamoró definitivamente de Les Vinyes del Convent.

Ese día disfrutamos de sus vinos y de una gran comida, de la que hablaré otro día, porque fue muy inspiradora y sin duda digna de una publicación en la sección Recetas robadas 😉

En octubre vio la luz Mon Pare, un vino muy especial que nace para conmemorar el centenario del nacimiento de Rodrigo Gil, padre de Elías, el actual propietario de la bodega, y que es un empresario y viticultor procedente de una familia dedicada al mundo del vino desde hace más de dos siglos.

Mon Pare 2016 es un vino elaborado sin prisas, hecho de Syrah, Cabernet Sauvignon y Garnacha. Fermenta en depósitos de acero inoxidable y, posteriormente, envejece durante 18 meses en fudres de 5.000 litros. Después se embotella y se deja en reposo durante un mínimo de 6 meses. El resultado es un vino aromático, fresco y sabroso, goloso y delicado, que pide en susurros una comida hecha con mimo. Un vino que invita a buscar recetas en libros especiales, y a cocinar sin prisas para disfrutar de una comida redonda y una sobremesa larga y cálida.

Mon Pare me llevó hasta uno de los libros que más me gusta, La cucina verde, de Carlo Bernasconi, un homenaje que el cocinero rinde a su nonna.

Necesitaba un buen acompañamiento para el plato que escogí, y un pan de olivas italiano siempre lo es. Espero que disfrutéis de este maridaje tan especial, donde la memoria y los recuerdos invitan a detener el reloj para crear un momento único que permanezca también en nuestra memoria.

Pan de olivas

Ingredientes (para hacer 2 panes)

  • 350 g de harina blanca
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 sobre de levadura en polvo
  • 1/2 cucharada de orégano fresco, picado
  • 175 ml de agua tibia
  • 55 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 15 aceitunas sin hueso

Preparación

1 Tamizar la harina y la sal sobre un cuenco. Añadir la levadura y el orégano y mezclar. Hacer un hueco en el centro y añadir el agua y 45 ml de aceite. Mezclar hasta hacer una pasta.

2 Volcar la masa sobre una superficie enharinada y amasar 10 minutos, hasta que esté compacta y elástica. Ponerla en un cuenco engrasado con aceite, cubrir con plástico transparente, y dejar en un lugar cálido una hora, hasta que la masa haya doblado su tamaño.

3 Volcar de nuevo la masa sobre una superficie ligeramente enharinada y amasar 2-3 minutos. Presionar la masa sobre una bandeja de horno engrasada, o cubierta con papel apto para el horno, hasta obtener un óvalo de 1 cm de espesor. Con los dedos, hacer 15 orificios en la superficie del pan. Colocar una aceituna en cada uno, presionando. Untar el pan con el aceite restante, cubrir con plástico transparente y dejar reposar 30 minutos.

4 Mientras, precalentar el horno a 220 ºC. Transcurridos los 30 minutos, retirar el plástico que cubre el pan y hornear de 20 a 25 minutos, hasta que el pan suene hueco al golpearlo. Servir caliente.

Albóndigas de espinacas con taleggio

Ingredientes para 4 comensales

  • 200 g de espinacas congeladas (o frescas salteadas en una sartén con un chorrito de aceite)
  • 50 g de cebolla
  • 40 g de mantequilla
  • ½ cucharada de nuez moscada rallada
  • 250 g de pan de molde
  • 50 ml de leche
  • 3 huevos
  • 70 g de harina
  • sal
  • pimienta negra recién molida

Para la salsa

  • 60 g de taleggio
  • 100 g de crema de leche
  • 30 g de mantequilla
  • sal
  • pimienta negra recién molida
  • cebollino

Preparación

1 Pelar las cebollas, picarlas bien finas y rehogarlas con la mantequilla 10 minutos. Agregar las espinacas descongeladas y escurridas y sazonar con sal, pimienta y nuez moscada. Reservar.

2 Desmigajar el pan de molde o cortarlo en trocitos pequeños e introducirlo en un cuenco. Añadir primero la leche y luego las espinacas y mezclar bien. Agregar los huevos ligeramente batidos con la harina. Mezclarlo todo bien y dejar reposar la masa unos 30 minutos en la nevera.

3 Hervir abundante agua con sal en una olla. Con las manos húmedas, formar 16 bolas del tamaño de un huevo con la masa de espinacas, meterlas con cuidado en el agua hirviendo, y cocer durante unos 10 minutos.

4 Sacar las albóndigas con un cucharón, dejarlas en una fuente previamente untada con mantequilla y meterlas en el horno para mantenerlas calientes.

5 Fundir el queso, sin la corteza, con la crema de leche y la mantequilla en una sartén hasta obtener una salsa cremosa. Sazonar con sal y pimienta.

6 Repartir las albóndigas en cuatro platos, cubrirlas con la salsa, adornar con cebollinos cortados a tiras y servir enseguida.

¡Coradella de cuchillo y tenedor!

 

Hace días que por redes os recuerdo que ya tenemos aquí la 167a Fira de la Candelera de Molins de Rei. Pero este año no voy a hablaros de la programación de esta feria, que PODÉIS CONSULTAR AQUÍ, hoy quiero hablaros de uno de los platos tradicionales de Molins de Rei: la Coradella.

La coradella

La coradella es un guiso tradicional de varias comarcas de Cataluña y también de la Toscana, en Italia, donde recibe el nombre de coratella. Se elabora con menudos de corderos. En la elaboración de la coradella se emplean los pulmones, el corazón, el hígado y la sangre, además de agua o caldo, ajos, cebollas, tomates, harina, laurel, tomillo, vino blanco (o coñac, vino rancio, etc.) aceite y pimienta.

El Institut Català de la Cuina Catalana nos explica LA RECETA.

Jordi Beumala le da una vuelta de tuerca a la receta tradicional y se atreve con un canelón de coradella, AQUÍ TIENES LA RECETA.

 

La coradella y La Fira de la Candelera de Molins de Rei

La villa de Molins de Rei ha sido siempre un cruce de caminos y punto de encuentro para el comercio agrícola, ganadero y, posteriormente, industrial. Este vaivén de carros, payeses y comerciantes dio lugar a los esmorzars de traginers (desayunos de arrieros), destinados a devolver las fuerzas a los trabajadores para permitirles continuar con su trabajo el resto del día.

Estos desayunos se han mantenido en Molins de Rei hasta la actualidad, con una amplia oferta en los bares y restaurantes de callos, capipota, pies de cerdo y una gran variedad de estofados y guisos, entre ellos, la coradella.

Durante los días de la Fira de la Candelera estos desayunos adquieren una gran importancia, y tras 167 años de feria, la coradella sigue levantando pasiones. AQUÍ TENÉIS todos los restaurantes en los que podéis probar este plato.

 

#coradella

Popularizar y modernizar esta joya gastronómica es uno de los objetivos de la Fira de la Candelera. Y, francamente, lo han conseguido. El viernes día 26, tras la lectura del pregón que dio el pistoletazo de salida a la Fira, se presentó en sociedad un embutido de Coradella, una forma diferente de degustar este plato tradicional.

Yo tuve la suerte de probarlo el sábado pasado. Esa mañana Joan, del restaurante L’Àpat, nos preparó un pa de fetge de Coradella, que pudimos degustar junto a la butifarra y algunos de los guisos de Coradella que se presentaron al concurso de Coradella, que tenía lugar esa misma mañana.

Tuvimos la fortuna de poder acompañar estas delicias con algunos vinos de la D.O. Pla de Bages, la D.O. invitada en esta 38a Fira de Vins i Caves.

La D.O. Pla de Bages está situada dentro de la provincia de Barcelona. Actualmente hay 14 bodegas adscritas a esta D.O.

El premio al mejor vino de la D.O. Pla De Bages que marida con la Coradella fue para el Picapoll Blanc de Vins Grau. El premio lo recogió Eva Farré, secretaria de la D.O. Pla de Bages, embajadora de excepción de esta D.O.

La Fira de la Candelera es una de las ferias multisectoriales más impresionantes del año. Y si a la Fira añadimos la novedad gastronómica de esta edición, la butifarra de Coradella, y los vinos de la D.O. Pla de Bages, ¡el disfrute está asegurado!

AQUÍ TENÉIS todos los establecimientos en los que podéis comprar la butifarra de Coradella. Os la recomiendo. Pensad que de momento solo se ha hecho para esta feria, así que es ahora o nunca. Yo ya estoy pensando en deliciosos platos para cocinar con esta butifarra, una habas y una tortilla seguro que caerán.

A mi solo queda desearos que disfrutéis de la Fira de la Candelera y de la Coradella.