Espíritu Vilarnau

Esta es la historia de un flechazo, de una bodega con personas muy especiales al frente, de una bodega que elabora unos cavas y vinos excepcionales, de una bodega que mima a sus visitantes y a sus clientes. Pero vayamos poco a poco.

En septiembre del año pasado el grupo González Byass hizo una encuesta online sobre turismo, muy centrada en el turismo del vino, y decidí participar. Habían varios premios para sortear entre los participantes, pero eso no fue lo que me llevó a responder la encuesta. Me chifla viajar, y si alguien hace una encuesta sobre turismo, para mi es importante participar, porque es una de las pocas maneras que tengo de hacer llegar mis opiniones a las personas que trabajan en este sector, y todo lo que sirva para mejorar la oferta turística, en este caso enoturística y enogastronómica, me parece importante. Completé el cuestionario y me olvidé.

Y… ¡sorpresa! Me comunican que me ha tocado una visita a Cavas Vilarnau. Me hizo mucha ilusión, no conocía la bodega y me apetecía mucho el premio. La primera persona en la que pensé fue en Eva Plazas Torné, enóloga de la bodega. Con Eva hemos coincidido en algunas catas, y siempre me ha gustado estar con ella. Nunca le falta la sonrisa y siempre tiene unas palabras amables, así que la posibilidad de coincidir con ella en su entorno de trabajo me apetecía.

Quien se puso en contacto conmigo fue Maria Baró Ministral, la persona encargada del enoturismo de Caves Vilarnau. Desde el principio todo fueron facilidades. Ella me proponía una jornada diferente, que empezaba con una paseo entre viñas con segway, continuaba con una visita a la bodega y finalizaba con una cata de cavas acompañada de un aperitivo km0. Aquí empezaron nuestra negociaciones. Me encanta caminar, y no veo la necesidad de hacer una visita motorizada a las viñas. Si algo tienen de especial para mi las viñas es la tranquilidad, el silencio, la oportunidad de conversar sin prisas en un entorno privilegiado. Maria lo entendió, y cambiamos los planes. La verdad es que Maria se encargó de que todo fuera a la perfección. A las personas que no tenemos vehículo propio, el enoturismo se nos hace más complicado, especialmente cuando las bodegas están en lugares alejados de los medios de transporte públicos. Este era el caso, y nos facilitaron transporte hasta las viñas.

Una mañana de octubre aterrizamos en Cavas Vilarnau. Sin duda íbamos a estar bien. La bodega, como podéis ver, es preciosa, y está en un entorno extraordinario.

La primera alegría del día fue conocer a Maria. Alegre y comunicativa, Maria hizo que de inmediato nos sintiéramos como en casa. Nos anunció que también nos habían hecho una reserva en un restaurante de Sant Sadurní d’Anoia, y que nos acompañaría todo el día, si no nos importaba, Damià Deàs, enólogo y gerente de Caves Vilarnau. Y apareció Damià. Hablamos y hablamos, y paseamos hasta un lugar con un mar de viñas a nuestros pies, en que nos esperaba un pequeño aperitivo y una botella de Vilarnau Brut Reserva Rosé. Y allí se detuvo el tiempo, entre viñas, burbujas y conversaciones.

Eva, que estaba muy ocupada atendiendo a unos clientes, encontró un momento para escaparse y venirnos a saludar. Al cabo de un buen rato apareció Maria, que se quedó sorprendida de que aun no hubiéramos paseado entre viñas. Teníamos que ponernos en marcha. Ya no había tiempo de dar ese paseo, aunque no lo necesitábamos, porque las conversaciones distendidas son también bellas paseatas. Era el momento de visitar la bodega. El día aún nos deparaba sorpresas. Camino a la bodega de nuevo detuvimos nuestro paseo, esta vez para contemplar a un Bernat pescaire (Garza real). Son pequeños momentos que invitan a la contemplación y a la maravilla. Instantes que rompen lo planeado para recordarte, en este caso, que una visita a una bodega no es solo una visita a una bodega.

Visitar la bodega de la mano de Damià fue un lujo. Aprendí mucho, y eso no siempre pasa.

Y disfruté con esa oscuridad fecunda y de gran belleza que hay en muchas bodegas.

Nos despedimos de la bodega, y de Maria, en la tienda, repleta de tentaciones, no sin antes probar algunos de sus vinos y cavas.

Fuimos a comer con Damià al restaurante La cava d’en Sergi, en Sant Sadurní d’Anoia.

Sergi elabora una cocina de mercado, centrada en el producto de temporada, una cocina creativa y moderna, con hondas raíces en la cocina tradicional. Si estáis en Sant Sadurní, tenéis que sentaros a su mesa. Os aseguro que disfrutaréis de lo lindo.

Como sucede siempre, el final de un día en una bodega es el inicio de muchas cosas más. Maria me regaló una botella de Els Capricis Xarel·lo Castanyer 2016, un vino muy especial para el que cociné algo muy especial, pero de eso hoy no os voy a hablar. Estoy preparando una entrada para la sección Armonías en la mesa, que va a hacer vuestras delicias.

Damià y Maria hicieron que ese día fuera muy especial. Hacía tiempo que no disfrutábamos tanto de una visita a una bodega. Damià es un conversador excelente, como A., y todo el tiempo que pasamos juntos fue poco. Siempre está bien dejar conversaciones en el tintero. Desde esa visita he vuelto a coincidir con Maria dos veces, siempre entre garnachas, y cada encuentro ha sido mejor.

Si tenéis la ocasión, visitad Cavas Vilarnau. Y sobre todo, no dejéis de probar, siempre que tengáis la oportunidad, sus cavas, unos cavas, repito, excelentes.

Tiempo de vendimia

00 verema

Es tiempo de vendimia. Durante estas semanas las actividades enoturísticas en muchas bodegas se multiplican, sumando a la actividad frenética de la vendimia la curiosidad de los turistas enológicos, ansiosos de aprender y disfrutar de un momento tan especial.

He decidido que el primer post de esta temporada (para mi el año empieza en septiembre) sea para informaros de las actividades que tienen programadas algunas bodegas. He escogido seis bodegas, cada una de las cuales es especial por motivos diferentes, pero que tienen una cosa en común: todas aman lo que hacen y me han transmitido su pasión por el vino.

 

Parés Baltà

Parés Baltà es para mi muy especial. Nos conocimos hace poco más de un año, de modo virtual. El resultado de este primer encuentro lo podéis leer en Un menú de verano para Parés Baltà. Nos desvirtualizamos a los pocos meses, entre burbujas de cava, y me invitaron a visitar la bodega. Ya me conocéis… ¡es imposible rechazar una invitación como esta! Aún tengo que escribir la crónica del maravilloso día que compartimos con Marta, entre viñas y vino en Vilafranca del Penedés, pero todo llegará, y vendrá con receta incluida 😉

La bodega ha añadido a su actividad enoturística habitual, una jornada muy interesante y bonita que pretende acercar la esencia de la vendimia y la elaboración del vino a los visitantes. Quieren que sea una celebración de los sentidos: tocar, oler y sentir la vendimia de forma directa. En esta jornada incluyen tres tipos de actividades: 

Actividad 1

– Visita a los viñedos y cata de diferentes variedades en la cepa, mientras nos introducen en el mundo de la agricultura ecológica y biodinámica.

– Visita a la bodega y la cava, con explicaciones sobre la vinificación de estos productos

Actividad 2

– Explicación de la actividad de la vendimia y vendimia en las viñas.

– Pisar uva de forma tradicional en barricas para obtener mosto.

Actividad 3

Introducción a la cata de vinos, con juego de los aromas para entrenar la nariz y la degustación de mosto en diferentes fases del proceso.

02-3 PB

Además, los visitantes reciben información sobre la bodega, su historia y su filosofía de elaboración de vinos y cavas y pueden degustar los cavas y vinos de la bodega y el aceite de oliva elaborado por la familia.

Estas visitas son bajo petición de grupos, con hora y día a concretar directamente con la bodega. El precio varía en función de las actividades que se quieran realizar. También puede incluirse, para completar la jornada, una comida. La bodega dispone de varios menús. Así que lo mejor es contactar con Silvia Roig mediante el email visits@paresbalta.com o llamando a los teléfonos: 93 8901399 / 647958657.

 

Vins de Taller

Vins de Taller es la primera bodega que visité. La crónica de ese día tan especial la podéis leer en L’Empordà a taula con Vins de Taller.

El día 19 de septiembre la bodega ha organizado dos actividades muy interesantes. Nos lo cuentan todo en su web. Clica en Vendimia 2015 para conocer los detalles.

 

Finca Viladellops

 

Hace muy poco que os hablé de los vinos de Finca Viladellops, ¿os acordáis? Fue en #SlowSitges.

La bodega tiene una propuesta enoturística que podéis consultar en su web. Pues bien, estos días de vendimia su propuesta es la misma, pero aprovechando la madurez de las viñas podremos probar las diferentes uvas y aprender cuándo una racimo está en condiciones de vendimiar por su aroma, acidez y azúcar. Una oportunidad única, que unida a la belleza del Garraf, sin duda harán de la visita a la bodega una experiencia única.

06 FV

 

Albet i Noya

El primer vino ecológico que probé fue de Albet i Noya, y eso no se olvida. Fue un acontecimiento importante en mi vida descubrir que existían vinos ecológicos. Desde entonces mi interés por las bodegas de producción ecológica ha crecido, como puede verse en la selección de bodegas que he escogido.

La bodega tiene una amplia oferta enoturística y para la vendimia han preparado una actividad especial: Rincones en época de vendimia. En su web no explican esta actividad con tanto detalle como me la han explicado a mi. En ESTE ENLACE podéis descargaros la información completa. Aprender y disfrutar no están para nada reñidos, y la prueba es la propuesta que nos hace Albet i Noya.

 

Can Ràfols dels Caus

Recuerdo perfectamente la primera vez que compré un vino de Can Ràfols dels Caus, hace más de quince años. Nos hablaron en la tienda del Petit Caus y el Gran Caus. Para empezar, nuestro presupuesto era poco, escogimos el Petit, y unas semanas más tarde compramos el Gran. Años más tarde los he conocido personalmente, en #gastromoment en La Cucanya.

Durante la vendimia la bodega continúa con su visita habitual, pero adaptada a las tareas que día a día se llevan a cabo durante este periodo, tareas que pueden cambiar en función de la climatología. Esta actividad incluye también la cata de tres vinos, acompañados de una muestra de productos locales. El precio de la experiencia es de 20 € por persona. Podéis hacer la reserva en enoturismo@causgrup.com

 

 Alta Alella

A. y yo caminamos mucho por la Serralada de la Marina, acompañados en muchos tramos por las viñas. Aún no hemos visitado la bodega de Alta Alella, pero algún día descenderemos entre las viñas para visitar sus instalaciones.

Empezaron la vendimia el pasado 10 de agosto y seguirán hasta principios de octubre. Alta Alella despliega una incansable actividad enoturística, así que si os pasáis por su web podréis ver todas sus propuestas y las actividades que tienen programadas para las próximas semanas.

Aprovechando la vendimia han preparado todos los jueves actividades en el nuevo espacio gastronómico al aire libre PANORAMIC – Mongat. En cada cata podremos descubrir:

– Un vino en proceso de elaboración, de las tinas, barricas o ánforas de la bodega.

– Una selección de vinos menos conocidos creados por AA PRIVAT.

– Uno de los #AAPRIVATcocktails para redescubrir los productos más emblemáticos de Alta Alella.

Las siguientes citas en AApanoramic son:

10/09/2015, 19:00h: Vinos jóvenes

17/09/2015, 19:00h: Vinos blancos

01/10/2015, 19:00h: Vinos tintos

El precio de estas catas es de 8 € por persona. Si quieres reservar tu plaza lo puedes hacer escribiendo a enoturisme@altaalella.cat o llamando al 628624182.

 

Como podéis ver se aproximan días de viñas y vinos. Yo, por mi parte, el día 14 empiezo a estudiar para sommelier. Hacía mucho tiempo que no estaba tan ilusionada. Serán dos años de aprendizaje que quiero compartir con vosotros, así que estoy pensando en crear una nueva sección en el blog para contaros mis andadas en el mundo de los vinos.

¡Muy buena vendimia para todas las bodegas!

Nota: También tenían que estar en esta lista Jovani Vins, pero están muy liados con sus nuevos proyectos y han decidido aparcar este año sus actividades enoturísticas. Estaremos pendientes de sus nuevas propuestas para el año que viene, y mientras, los pasaremos a visitar por Jovani & Vins.

#gastromoment en La Cucanya

cucanya

El viernes fue un día de sol, mar, vinos, delicias y buena compañía.

La Cucanya, un restaurante de Vilanova i la Geltrú, me invitó a reunir un pequeño grupo que probara algunos de los platos de su nueva carta de verano y disfrutara de una mañana relajada en el restaurante. Querían que la reunión fuera también un día de descubrimientos, que incitara al debate gastronómico.

Así lo hice, dejando claro a las personas a las que lié en este gastrosarao, que yo no había estado nunca en el restaurante. Arriesgado, sí. Y la primera sorpresa (no iba a ser la única) fue Carlos, el propietario. Carlos es una persona afable, divertida, muy trabajadora e inquieta (eso lo descubrí más tarde). Y lo más importante, le apasiona su trabajo.

Segunda sorpresa, el restaurante. Tiene una ubicación privilegiada, eso ya lo había visto cuando consulté su página web. Y eso mismo es lo que me hacía temer que pudiera ser un lugar impersonal (lo sé, a esto se le llaman prejuicios). Nada más lejos de la realidad, el restaurante es acogedor y todos los ambientes están decorados con sencillez, sacándole un gran partido al entorno tan maravilloso.

La Cucanya es un restaurante que apuesta por los productos locales. Esto también se nota en su bodega, en la que hay una presencia importante de los vinos del Massís del Garraf. Nada más llegar nos encontramos a Marcelo, de Finca Viladellops (¡otra sorpresa!).

Antes de comer disfrutamos de una cata de vinos de Can Ràfols dels Caus en el jardín, frente al mar. ¡Mi primera cata frente al mar!

Rosa, DG de Can Ràfols, nos guió en la cata.

IMG_7511

Y uno a uno nos fue hablando de los vinos, con profesionalidad pero también con cariño. Probamos seis vinos magníficos (podéis saber más de estos vinos consultando su página web), y disfruté y aprendí muchísimo. Probé mi primer vino de Incrocio Manzoni, un vino con una bonita historia detrás.

Después de la cata, hubo tiempo para paseos y charlas

IMG_7521

y, finalmente, llegó el momento de comer.

IMG_7527

La selección de platos que Carlos escogió fue muy acertada, una buena muestra de todos los productos que ofrece en la carta. Decidió hacer platos de media ración para que pudiéramos probar más variedad.

Un pequeño bocadito de salmón para hacer más feliz la espera.

IMG_7526

Caballa escabechada sobre peperonata bien fresquita.

IMG_7528

Ensalada de salmonetes de Vilanova marinados con wasabi (Carlos me dará la receta de esta delicia, y la compartiré con todos vosotr@s ;-).

IMG_7529

Tallarines con plancton y frutos del mar.

IMG_7530

Suquet de gambas de Vilanova, acompañado de una arroz con sal volcánica.

Solomillo de ternera al vinagre de Módena.

IMG_7536

Y de postres… ¿qué maravilla escoger?

Toda la comida la acompañamos con los vinos de Can Ràfols dels Caus. Y para la pasta, nos sugirió un Gran Caus Rosado 2014, que no habíamos probado en la cata… ¡delicioso!

IMG_7535

Los cafés los tomamos en el jardín, y nos dieron las cinco, y las seis…

La Cucanya ha sido todo un descubrimiento. Cocinan maravillosamente bien, con respeto por el producto, que es de gran calidad, y tienen una carta muy variada y apetecible. Y por supuesto, tienen una excelentes vistas al mar.

Gracias por todo, Carlos. Y gracias a tod@s l@s que habéis aceptado compartido mesa en La Cucanya. La foto de Jordi habla por sí sola del día que pasamos (¡ojo!, que falta Marta).

IMG_7542

Otras crónicas de la jornada

La Cucanya, excelente cocina al lado del mar, de Víctor.

vermut-la-cucanya-terraza-770x285

#SlowSitges

00 LOGO01Can-Girona

El sábado 23 de mayo no se me va a olvidar fácilmente. Los que me seguís por las redes sabéis que tengo una relación especial con Sitges. Así que decidí dar un paso más en esta relación y en mi actividad como bloguera, y preparar una jornada gastronómica en Sitges, rodeada de amigos.

El protagonista de la jornada ha sido el espíritu del movimiento Slow Food–Km0 y dar a conocer otro Sitges, el que está ligado a la tierra, el mar y la gastronomía. Un Sitges muy vivo, pero también muy desconocido, aunque cada vez menos, gracias al gran trabajo que desarrolla Slow Food del Garraf-Penedès. Y como resulta que estos amigos despliegan una actividad magnífica en las redes, sin duda su trabajo contribuirá también a ello.

Agnés, de Sències Can Girona, y Valen, de La Salseta, han sido el motor de este viaje, al que se han sumado sin dudarlo algunos de los productores de el Mercat de la Terra de Sitges.

Pero vayamos poco a poco, que éste es un viaje muy slow. Quiero que conozcáis a todos y cada uno de los protagonistas de esta jornada, con un único deseo: que después de acompañarme por estas líneas sintáis el deseo de hacer un hueco en vuestra agenda para el viaje real, para hacer vuestro #SlowSitges.

Antes, quiero dar las gracias a todos los que me habéis acompañado en esta aventura, porque habéis dicho sí desde el principio, y eso ha mantenido mi ilusión muy viva durante los meses de planificación del encuentro.

Y ahora… ¿me acompañáis en este viaje?

Sències Can Girona de Sitges

Can Girona es nuestro punto de encuentro.

Aquí nos recibe Agnes, de Sències Can Girona. Agnes, está llena de proyectos e ilusiones. Es un momento muy bonito en su vida, ya que están dando a luz a un nuevo proyecto, y es un privilegio, y muy emocionante, asistir este nacimiento.

03-Agnes

Su objetivo es revitalizar las tierras y el buen hacer del payés, esa pagesia que sabe como cultivar para que la huerta, el campo, el bosque, los animales y las personas convivan en equilibrio. José, agricultor de Can Girona, nos acompaña a la huerta y nos habla de su trabajo en el campo. José también nos enseña a recolectar alguna de las hortalizas. ¡Una mañana memorable!

Finca Viladellops

Y tras la recolecta, volvemos a la masía. Allí nos está esperando Marcelo, el propietario de Finca Viladellops, que ha venido a hablarnos de la finca y sus vinos. Piedras, hierbas, agua, sol… es un placer escuchar a Marcelo hablar de su tierra, sus uvas y sus vinos. Consultad su web y os enamoraréis de esta tierra tan singular en la que crecen sus viñas. Queda pendiente una visita a la bodega y a las viñas, porque nos ha cautivado a todos.

Cinco son los vinos que elabora Finca Viladellops, y Marcelo ha preparado una magnífica cata con los tres vinos de gama alta de la bodega. Empezamos con Xarel·lo XXX 2013 (mi primer triple Xarel·lo), seguimos con Finca Viladellops 2012 y acabamos con Turó de les Abelles 2011. Los vinos que no hemos probado nos los ha preparado para que los catemos en casa. No os quepa la menor duda de que cada vino tendrá el menú que se merece.

El cigronet de l’Alta Anoia

Después de la cata Agnes nos presenta el cigronet de l’Alta Anoia, que cultivan en su finca de Masquefa y que acaba de ser incluido en el Arca del gusto de Slow Food. Nos ha preparado un guiso de garbanzos con acelgas de colores realmente delicioso.

En Can Girona tienen una tienda en la que venden los productos de su huerta y los productos de otros agricultores y productores vecinos y amigos. Todos ellos con la misma filosofía del mundo y del trabajo que la de Sències Can Girona. Estos productos los podéis encontrar cada primer sábado de mes en el Mercat de la Terra de Sitges.

El Hospital de Sant Joan Baptista y la Malvasía de Sitges

El origen de la actual Fundación del Hospital de Sant Joan Baptista se remonta al año 1324. Ramon Salat es el encargado de guiarnos por la bodega del Hospital y contarnos su fascinante historia, y cómo la lucidez de Manuel Llopis salvó de la extinción a la Malvasía de Sitges. Es un paseo extraño el que hacemos por estas viñas encerradas entre bloques de pisos, un lugar extrañamente poético.

Desde sus inicios Slow Food del Garraf-Penedès ha luchado para sacar a la Malvasía de Sitges de su olvido, y para reivindicar la malvasía original frente a las que se comercializan como si fueran de Sitges sin serlo realmente.

09SlowMalvasia

La Salseta

Inaugurado en 1990 La Salseta fue uno de los primeros restaurantes Km0 Slow Food de España. De La Salseta de Sitges ya os he hablado en el blog y os continuaré hablando por Twitter cada vez que me siente a su mesa. Teníamos que acabar en el restaurante de Valen, ¿por qué?, por muchas cosas, pero os dejo con la más obvia…

10-menu

Durante todo este maravilloso día disfrutamos de una compañero de viaje excepcional: Guillo, de Slow Food Garraf-Penedès. Gracias por tu compañía y tu ayuda.

Muchas gracias Sècies Can Girona, Finca Viladellops, Hospital de Sant Joan Baptista, La Salseta y Slow Food Garraf-Penedès. Vosotros habéis hecho posible este precioso día.

Gracias a mis compañeros de viaje: Anna, Antonio, Gema, Jordi, Núria, Ruth, Silvia, Silvia y Susanna. ¡Ahora mismo me embarcaba con vosotros en otra aventura!

12 el grupo

Y gracias a todos los productores, por haber contribuido a un regalo muy especial para cada uno de los participantes en #SlowSitges. ¡Ni los Reyes Magos!

Can Pebrots

– Carns Fusteret (Genís Noguera)

La Sitgetana Craftbeer

Oleum Flumen

Pip Pop

Sasserra

Suc de vida

Y vosotros, ¿vais a perderos un #SlowSitges?

Más #SlowSitges

Chup Chup Lanas: Tortilla de acelga roja

Retalls de Cuina: Penne rigate amb coliflor

Amigastronomicas: Spaguetti con revuelto de acelga roja y cebolla

Susanna Gisnesta: Ruta #SlowSitges

Ruth Troyano: #SlowSitges

00 LOGO