¡Viva la R-Evolution!

De nuevo ha sido Maite (Tiempos de guisos y libros) la que ha hecho que abandone dos entradas que estoy preparando para el blog y me lance a la aventura.

Libros de cocina, Italia, vino… eso es lo que consigue Maite, hacerme escribir sobre lo que más me gusta, y es que su entusiasmo es siempre una invitación a compartir las cosas sencillas que nos proporcionan esos impagables momentos de pequeña felicidad.

Este libro es una verdadera delicia.

Las recetas que me parecen más fascinantes son las de verduras. Creo que pocas cocinas saben sacarles tanto partido como la italiana. Crudas o cocinadas, calientes o frías, todas las propuestas que hay en él son un festival de color y sabor.

 

La receta: Patate arraganate

Patatas al horno con tomate, orégano y albahaca

Ingredientes: 7 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 500 g de patatas cortadas en rodajas finas, 1 cucharadita de orégano seco, sal, pimienta negra recién molida, un puñado grande de hojas de albahaca cortadas en trozos, 300 g de cebollas rojas cortadas en rodajas, 400 g de tomates cherry cortados por la mitad y sin semillas y una cucharada de vino blanco.

Precalentar el horno a 180º C.

Poner 3 cucharadas de aceite de oliva en una fuente para el horno o plato de asar. Colocar una capa de patatas, espolvorear un poco de orégano, salpimentar y esparcir unas hojas de albahaca. Seguir con una capa de cebollas y tomates y rociar el aceite de oliva restante. Seguir con otra capa de patatas y repetir todo el proceso hasta haber añadido toda la verdura al plato. Rociar con el resto de aceite de oliva y el vino blanco.

Tapar con papel de aluminio y poner en el horno durante 45 minutos. Retirar el papel de aluminio y despegar las patatas del fondo de la bandeja con un tenedor, con cuidado de no romperlas. Volver a poner en el horno durante 15-20 minutos más hasta que las patatas estén hechas. Servir inmediatamente.

Mis tuneos: utilicé orégano fresco en vez de seco y también un poco de tomillo fresco. No saqué las semillas a los tomates. Sobre las cucharadas de aceite que ellos proponen, mejor vais rociando las capas con prudencia, porque a mi no me cuadran sus cálculos 😉

Para esta cena tan sencilla y sabrosa tuve claro desde el primer momento qué vino escoger: Indígena 2019, un vino 100 % Garnatxa de la bodega Parés Baltà.

A l@s que me seguís por redes no os sorprenderá. No es un secreto que esta bodega del Penedès me gusta muchísimo. Considero que Marta Casas, una de las enólogas de la bodega, hace un gran trabajo, es una persona inquieta, llenas de vida e ilusión. Su línea R-Evolution define a la perfección algunas de sus virtudes. Cada botella contiene su ansia de contarnos cómo siente el territorio y cada variedad, y cuando la descorchas un torrente de vida y frescor te desborda. Son vinos que con su juventud y frescura acompañan a la perfección cualquier festín de verduras, haciendo crecer en mí el estado de alegría al que me eleva un ágape así.

Como podéis comprobar, son vinos con un precio muy asequible. Un precio modesto si lo comparamos con el placer que proporcionan.

Hace unas semanas hice una compra de vinos a Parés Baltà en la que incluí cuatro vinos de esta colección, vinos para los que preparé cenas sencillas y ligeras, llenas de color y sabor, de alegría, en consonancia con los vinos.

Lo dicho: ¡viva la R-Evolution!

Tiempos de guisos y libros

Han pasado cinco años desde que hice Un menú para Maite. Si hay algo que las redes sociales hacen posible es establecer afinidades electivas con personas que no tendrías la oportunidad de conocer, y Maite es una de ellas.

En estos días un poco excepcionales de pandemia y encierro, las redes pueden ser una pesadilla, pero también una oportunidad para disfrutar y aprender, y los viajes que nos propone Maite en Grand Tour, su blog, son siempre una oportunidad para ello. Entrad en su mundo, leed y disfrutad.

Ayer, para cenar, volví ha preparar uno de los platos de pescado que más me gusta, un suquet.

Recetas de suquet hay muchas, pero mi preferida (y la que siempre hago) es la que llamo al modo del poeta Narcís Comadira. Una receta sencilla, rápida y sabrosa, que tenía muchas ganas de compartir con vosotr@s, y la petición de Maite ha hecho que me decida de una vez ha hacerlo.

Cocinar y leer son dos de mis pasiones. Narcís Comadira es para mi muy especial, como lo es su libro Fórmules magistrals, un dietario gastronómico con sabrosas recetas y bonitos (a mi me encantan) dibujos del poeta.

“De suquets n’hi ha de moltes menes, tantes com pobles, peixos i —m’atreviria a dir— cuiners. Tothom fa el peix amb suc a la seva manera i cal dir d’entrada que totes són bones mentre es respectin quatre condicions fonamentals: que l’oli sigui bo, que l’aigua sigui escassa, que el foc sigui viu i que el peix sigui fresc. Res més.”

Así de simple y maravilloso. Toda una invitación a disfrutar de los sabores sin disfraz, de un suquet en el que la calidad de los ingredientes y la mínima intervención en su preparación anuncian delicias para los amantes del pescado.

“Jo avui els proposo un suquet de rascassa perquè, a part de ser molt bo, és el primer que vaig menjar, quan tenia nou o deu anys, fet per en Pau, un pescador de Roses, cuinat sobre la sorra de Cala Jóncols, quan tot allò era encara un paradís terrenal.”

La receta es maravillosa, pero yo la he simplificado aún más, porque ya que no voy a poder disfrutar de un suquet a pie de playa, también he prescindido de cocinarlo con las cabezas al fondo de la cazuela y con las patatas sobre ellas, como nos cuenta el poeta. Normalmente (no es el caso de las fotos que veréis), en vez de eso, con las cabezas hago un fumet con el que regar la preparación.

La rascassa es un pescado de roca delicioso, como todos los pescados de roca, pero la receta sirve para cualquier pescado. Solo tendremos que adaptar el tiempo de cocción del pescado en función de su consistencia. Ni que decir tiene que es más que recomendable cocinarlo siempre con la espina.

Suquet al modo del poeta

Ingredientes: unos cuantos ajos, pimiento verde, pescado, fumet (poco), patatas, aceite de oliva virgen extra y sal.

Freír los ajos enteros y con piel, a fuego vivo, en un buen chorro de aceite. Cuando estén dorados añadir el pimiento verde cortado pequeño, remover y enseguida incorporar las patatas peladas y cascadas no muy grandes, dorarlas un minuto y regar con el fumet hecho con las cabezas del pescado (recordad, el mínimo necesario; es preferible que a media cocción giréis las patatas para que se hagan bien por todos los lados, aunque confieso que a mi me gusta caldoso, para chafar las patatas y… mmmmm :-).

Mientras se cuecen las patatas (tardarán de 8 a 10 minutos, dependiendo del tamaño), preparar un allioli cortado (sin ligar) con un ajo y aceite, que le dará el gran toque final.

Añadir al guiso el pescado cortado a trozos cuando le falten 5 minutos a las patatas, y cocinar 6 minutos más. Yo dejo el pescado sobre las patatas, sin mezclar, así se hace casi al vapor y queda en su punto, y le doy la vuelta a los 3 minutos.

Cuando esté listo, regar con el alioli, mezclar bien removiendo la cazuela con cuidado y servir.

Los tiempos de cocción de las patatas y el pescado dependerán del tamaño de los trozos y del tipo de patata y pescado que hayáis escogido. Si queréis el guiso con un sabor más suave, prescindid del allioli final, aunque el toque es realmente chulo.

Leer siempre es viajar, y hacerlo de la mano de Narcís Comadira es hermoso. Dies de França y Camins d’Itàlia son dos libros con los que he disfrutado mucho. Estos días voy a volver a su poesía.

Salud, buena mesa y buenas lecturas 😉

Sabores y aromas de casa

189730_3738407

Doris Lee, Thanksgiving, c. 1935.

Desde muy pequeña me ha gustado estar en la cocina. Era el lugar de la casa con más actividad, lleno de olores, risas y conversaciones. Todos los días aprendía cosas. Al principio solo estaba allí, viendo a mis padres, mi yaya y mi tieta limpiar, trocear y cocinar maravillas, y muy atenta a sus conversaciones. Cuando fui más mayor mi padre me dejó colaborar de forma más activa, mi misión era cargar y descargar el lavavajillas, traerle lo que necesitaba y manipular alguna que otra cosa que no fuese muy complicada, fue un momento de felicidad absoluta… ¡era su pinche! Y fue entonces cuando decidí anotar todo lo que hacían en la cocina, sometiéndolos a arduos interrogatorios para apuntarlo todo bien y no perder ni un detalle.

Fruto de este trabajo de campo son dos libretas de espirales con las hojas amarillas por el paso del tiempo y alguna que otra mancha, prueba irrefutable de las veces que las he abierto para volver a esos momentos únicos de intimidad familiar.

IMG_2754

Oleum Flumen nos propuso hace unos meses hacer alguna receta de escabeche con su vinagre de manzana Sumum y oliBO. Hablamos de hacer alguna receta de caza o pescado, para participar de forma activa en la iniciativa de Peix sense preu, de la que ya os he hablado en #SlowFish.

slow-fish-banner

No es lo mismo un escabeche que un adobo, lo sé, pero en ocasiones solo están separados por una delgada línea roja, y no hablo del pimentón, uno de los protagonistas de las dos recetas que voy a compartir con vosotros de esta vieja y suculenta libreta.

IMG_2773

Los adobos han estado presentes siempre en mi casa. Laurel, ajo, pimentón, pimienta, sal y vinagre… olor a cocina antigua del Sur. Mi padre es de Úbeda, en Jaén, y estas preparaciones han sido una constante en nuestras cenas. Hoy rescato dos de estas recetas para vosotr@s de una de las libretas. Recetas que nos hablan de la necesidad de conservar los alimentos en zonas de mucho calor, y que para mi son importantes seguir cocinando para no perder aromas y sabores.

Nota: No voy a dar cantidades exactas para ninguna de las recetas, ya que depende del gusto de cada uno hacer el adobo más o menos fuerte de cualquiera de sus ingredientes. Como es un adobo para recordar, no para conservar, a mi me gusta hacerlo suave. El vinagre de manzana da a estas preparaciones un delicioso toque de sofisticación.

 

Adobo de pescado

IMG_2831

Para esta receta sirve cualquier tipo de pescado, aunque es más habitual prepararla con pescado azul (caballa, jurel, sardinas, atún…). Si se escoge hacerlo con sardinas o boquerones, limpiar el pescado de cabeza y tripas y dejarlo entero. Si se hace con cualquier otro pescado, cortar a rodajas o a dados en el caso del atún. En esta ocasión lo he preparado con dorada salvaje.

IMG_2775

Ingredientes: 1 dorada salvaje, pimentón dulce o picante, ajos, aceite de oliva, vinagre, laurel, perejil, sal, pimienta negra recién molida y harina.

Preparación

Salpimentar el pescado, enharinar, freír en una sartén con un dedo de aceite. Cuando esté frito, colocarlo en una fuente de servir.

En ese mismo aceite, sin que esté muy caliente, freír los ajos laminados, las hojas de perejil enteras y el laurel cortado a trozos con los dedos. Cuando esté todo sofrito retirar del fuego y añadir el pimentón y el vinagre. Remover bien y verter sobre el pescado. Dejar enfriar y guardar en la nevera.

Yo lo serví acompañado de una arroz hervido y luego salteado con un poco del adobo del pescado.

 

Carne adobada

IMG_2841

Para esta receta sirve cualquier tipo de carne. Mi padre solía hacerla con solomillo de ternera y con limón en vez de vinagre. Yo he escogido un solomillo de cerdo de Guijuelo y el vinagre de manzana Sumum.

Ingredientes: 1 solomillo de cerdo, pimentón dulce o picante, ajos, aceite de oliva, vinagre, laurel, perejil, tomillo, sal, harina y pimienta negra recién molida y en grano.

Preparación

Cortar el solomillo en rodajas medianas, disponerlo en una bandeja y salpimentar. Empapar con el aceite y el vinagre. Añadir los ajos cortados en láminas, el laurel troceado y las hierbas picadas y mezclarlo todo muy bien.

Dejar, como mínimo, 5 horas en la nevera (lo ideal son 24). Darle la vuelta a la carne de vez en cuando para que se empape bien con los jugos. En el momento de cocinar, escurrir bien.

Puede preparase de varias formas. Se puede enharinar o empanar y luego freír, o puede hacerse a la plancha, como yo la hice.

IMG_2840

Acompañé la carne con unas patatas al horno y con un Ysios Reserva 2007 de Bodegas Ysios, un tempranillo D.O.Ca. Rioja.

Sergi de Meià

“Cocina absolutamente de proximidad”, puede leerse en sus tarjetas, rótulos y en Twitter. “Cocina desacomplejadamente catalana y 100 % de proximidad”, reza en su página web. Y ya está… ¡enganchada!

Hacía tiempo que os quería hablar del restaurante Sergi de Meià, en Barcelona, y de la maravillosa comida que se cocina en sus fogones. Y no se me ocurre mejor oportunidad para hacerlo que aprovechar el último encuentro OrigenGarraf. El sábado 12 de diciembre un grupo de bloguer@s nos juntamos a comer en el restaurante de Sergi, que preparó especialmente para la ocasión un menú con los productos de la campaña. Un verdadero lujo. ¿Estáis preparad@S?

Mientras Sergi nos habla del menú, probamos las patatas de Vilanova de Meià que preparan fritas. Antes que el Garraf, un bocado de Vilanova de Meià.

Crema de remolacha con picada y flores de haba. Esta es la tapa que Sergi ofrece a sus clientes esta semana.

Espigalls, judías del ganxet de Can Casamada y butifarra negra.

IMG_1468

Mar y montaña de caracol punxenc y de tierra con chorizo, algas ahumadas y ajo de Belltall.

IMG_1467

Arroz de mar con gamba de Vilanova.

IMG_1466

Sablé de nueces con membrillo, helado de romesco y escarola perruqueta.

IMG_1469

Les petits:

IMG_1465

– Trufa de chocolate y coñac.

– Galletas de mantequilla y canela.

– Glancestershire cake, un cake de jengibre, pasa y mantequilla que Sergi encontró a un libro antiguo.

Y todo esto regadito con vinos del Garraf. Fue una gran comida y una gran sobremesa. Silvia ha escrito una crónica de esta jornada que os recomiendo vivamente.

Pero ahora quiero enseñaros lo que hace Sergi habitualmente en su restaurante. La cocina de Sergi es una cocina sencilla, pero solo en apariencia, y de sabores francos, una combinación que hace que la tengas siempre presente, que estés deseando volver para disfrutar de nuevo de sus sabores nítidos y reconfortantes. En el restaurante estás como en casa, Sergi y Adelaida (su madre) te miman. Sergi siempre encuentra un momento para salir de su cocina, y saludar a sus clientes yendo mesa por mesa para preguntarles sobre la comida y atender a sus preguntas. Y eso es algo que nadie olvida.

La primera vez que fuimos al restaurante de Sergi, decidimos probar el menú del mediodía. Tiene un excelente menú semanal totalmente de temporada. Lo podéis encontrar publicado en su web.

Después de esa comida, estaba claro, había que volver y comer de carta. Es otoño, hay setas y caza… ¡el paraíso!

Y volvimos a repetir…

Tenemos pendiente un esmorzar de forquilla en el restaurante, que me han contado que son estupendos. Y tienen que serlo, porque de los desayunos se encarga Adelaida, una cocinera llena de sabiduría y pasión. Ya os contaré 🙂

¡Corred a La Fira de La Candelera!

01-Fira

La primera vez que visité Molins de Rei fue para participar en uno de los actos de las X Jornadas Gastronómicas de Molins de Rei. Ya os lo dije en su momento, disfruté mucho, mucho, mucho. Y allí me advirtieron: ¡espera a que venga La Candelera!

¡Y La Candelera ya está aquí! Y nada más levantarme me pongo a escribir, para contaros todo lo que he vivido estos días en Molins de Rei. Aún quedan unas horas de feria y, de verdad que vale la pena.

Esta es una crónica fotográfica, para que no tengáis que leer mucho. El objetivo: que salgáis corriendo de casa y toméis el primer tren a Molins de Rei, ¡que aún queda mucha Fira de la Candelera!

#firacandelera

En la Fira de La Candelera hay de todo. Este es el ambiente que nos encontramos ayer cuando llegamos a Molins de Rei.

02-Fira

03-Fira

04-Fira

#tastoscandelera

Del 26 al 29 tuvieron lugar diversas catas y maridajes en la Sala Punt de Comerç del Mercat Municipal. Yo participé en una cata de aceites y degustación de diferentes tipos de patatas fritas con diferentes aceites.

05-Aceites

06-patatas

1 Patata Kennebec frita en aceite refinado.

2 Patata Red Pontiac frita en Picual.

3 Patata Kennebec cultivada en Molins de Rei frita en Argudell.

4 Patata Ágata frita en Empeltre.

#vinscandelera

Hasta mañana se celebra la 35ª Fira de Vins i Caves.

07-Vins-i-Caves

Ayer participé en mi primera cata a ciegas. ¡Una gran experiencia! Y los expositores que participan en la feria nos presentaron sus vinos y cavas.

08-Cata

En la Plaça de la Llibertat os esperan todos los expositores de vinos y cava, y algunas rulot muy especiales.

09-rulot

Podéis descargaros AQUÍ el programa de la Fira de La Candelera.

Si queréis disfrutar de una buena comida, o un esmorzar Traginer, os aconsejo ir a L’Àpat o a La Peni.

10-restaurantes

La Peni

12-La-Peni-2

A. y yo ayer comimos en La Peni, y comimos de fábula.

11-La-Peni-1

De primero escogimos la crema de verduras. Realmente deliciosa.

13-La-Peni-3

De segundo A. se pidió los codillos de confit de pato con salsa de frambuesa y yo la fideuá con verduras y calamarcitos.

14-La-Peni-4

Tiramisú de postre para A. y cuajada con miel para mí.

15-La-Peni-5

Vino y cafés incluidos.

16-La-Peni-6

Un buen menú, magníficamente cocinado y con el trato inmejorable de Vanessa, Patricia y Tere.

¿A qué estáis esperando?

¡¡Corred a la feria!!

Y por cierto, no os podéis perder esta receta de Coradella de Tot és bo el que l’olla cou.

Plano

Perlas de balsámico de trufa

00-perlas

Esta es la crónica del inicio de una relación cuyo primer fruto son cinco propuestas para una comida o cena muy especial, o unos aperitivos ideales para sorprender esta Navidad.

01-5-platos

Agosto 2014

Divus Gourmet me escribe y me cuenta que les gustaría hacer un Intercambio de sabores. Divus Gourmet es una tienda online de productos gourmet y delicatesen.

03-Divus-Gourmet

Desde hace un tiempo nos seguimos en Twitter y siguen mi blog con atención. Susana es la impulsora de Divus Gourmet y la responsable de venta física. El que me escribe es Joan y se ocupa de la parte online. Quieren enviarme uno de sus productos para que los pruebe, y me propone un queso Parmesano Reggiano… ¿Cómo negarme si adoro el parmesano?

Septiembre 2014

Era el mes escogido para el Intercambio de sabores. Pero Divus Gourmet está de gira por Italia, visitando a sus proveedores. Primero visitan una fábrica de queso parmesano, a continuación la Cantina de Gambellara y finalizan su viaje gastronómico con un reportaje en que nos explican cómo hacen los embutidos uno de sus proveedores, también en Gambellara. Un viaje gastronómico que disfruté mucho.

Joan vuelve a ponerse en contacto conmigo. Tendremos que dejar el Intercambio de sabores para más adelante, ya que con las Navidades cerca tienen mucho trabajo. Me comunica que pronto recibiré un paquete con algunos productos.

27 de octubre de 2014

Abro el paquete y me encuentro un gran trozo de queso Parmigiano Reggiano de más de 30 meses (¡una maravilla!) y un tarro de perlas de balsámico de trufa de la casa Leonardi.

04-el-regalo

El queso aún no lo he abierto, lo conservo como un tesoro, a la espera de alguna ocasión especial. Pero las perlas… ¡en la vida las había probado!, así que mi cabeza empezó a imaginar posibilidades de armonías. Durante una semana A. y yo hablamos sobre las maneras de presentar los platos…

05-bocetos

Y, a la semana, tuvimos un festín.

1 Carpaccio de langostinos

06-carpaccio-1

Ingredientes: langostinos (también puede hacerse con gambas o cigalas), aceite de oliva virgen extra, escamas de sal, cebollino fresco y perlas de balsámico de trufa

Pelar los langostinos y retirar el hilo intestinal. Cortar por la mitad, en sentido longitudinal, y colocarlos sobre un trozo de film untado en un poco de aceite. Cubrir con otro trozo de film y aplastar con ayuda de un aplastador de carne o un rodillo (golpeando, no haciéndolo rodar).

07-carpaccio-2

Conservar en el congelador hasta unos minutos antes de servir. Entonces, retirar las hojas de film, colocar el carpaccio sobre un plato y cuando esté a temperatura ambiente, rociar con el aceite, espolvorear con la sal y el cebollino picado y decorar con las perlas de balsámico de trufa.

NOTA: Mientras redactaba esta receta he encontrado un método para aplastar los langostinos que me parece mejor, y que será el que pruebe la próxima vez. CLICA AQUÍ y lo verás.

 

2 Alcachofas rellenas de brandada de bacalao

08-alcachofas-1

Ingredientes para 2 alcachofas: 2 alcachofas, sal, zumo de limón, 1 trozo de bacalao mediano y fino (previamente desalado), 1-2 dientes de ajo, aceite de oliva virgen extra y perlas de balsámico de trufa

Lavar las alcachofas, quitar las hojas duras externas dejando las tiernas. Vaciar un poco de las hojas interiores para poder rellenarlas. Poner las alcachofas en un cuenco con agua fría y el zumo de limón. Hervirlas a fuego lento en agua con sal durante 12 minutos o hasta que estén tiernas. Escurrir las alcachofas y dejarlas enfriar.

09-alcachofas-2

Confitar en un cazo a fuego medio el bacalao con el aceite y 2 ajos. Cuando el aceite empiece a burbujear, retirar del fuego y dejar enfriar con el bacalao dentro.

10-alcachofas-3

Colocar los trozos de bacalao en un vaso de minipímer junto con los ajos, triturar y añadir, poco a poco, el aceite en el que se ha confitado el bacalao, hasta obtener una pasta cremosa y con la consistencia adecuada para rellenar las alcachofas.

Rellenar las alcachofas con la brandada y decorar con las perlas de balsámico de trufa.

 

3 Parmentier de azafrán con marisco

11-parmentier

Ingredientes para 2 personas: 1 patata grande, 4 cigalas (también puede hacerse con vieiras, langostinos o gambas), crema de leche, mantequilla, sal, nuez moscada, pimienta negra recién molida, unas hebras de azafrán, escamas de sal, cebollino fresco, aceite de oliva virgen extra y perlas de balsámico de trufa

Para hacer el puré de patatas, cocer las patatas con piel. Una vez cocidas, dejar enfriar un poco, lo justo para poder pelarlas. Mientras, calentar en un cazo la crema de leche con un poco de mantequilla, sal, pimienta, unas hebras de azafrán y nuez moscada. Pelar las patatas y aplastar con un tenedor. Cuando estén aplastadas añadir poco a poco la nata, mezclando continuamente, hasta obtener un puré cremoso. Es importante hacer esta operación con la patata y la nata calientes.

Pelar las cigalas. En una sartén con un poquito de aceite saltear una hebras de azafrán y las cigalas vuelta y vuelta.

Para presentar el plato yo he utilizado unas conchas de vieira. Poner en cada concha un poco de puré de patata y encima la cigala recién salteada. Rociar con el aceite con azafrán en el que se han salteado las cigalas, espolvorear con la sal y el cebollino picado y decorar con las perlas de balsámico de trufa.

NOTA 1: También habíamos barajado la posibilidad de añadir a la preparación una pocas setas salteadas.

NOTA 2: Se puede presentar el plato utilizando tartaletas o volovanes.

 

4 Tortitas de judías con gelatina y perlas

12-tortitas-1

Ingredientes para 6 tortitas: judías blancas hervidas, un ramillete de hierbas aromáticas (para hervir las judías), pimienta negra recién molida, sal, gelatina de pies de cerdo (o gelatina de sobre), piñones tostados, pimentón molido, escamas de sal, cebollino fresco, aceite de oliva virgen extra y perlas de balsámico de trufa

Colar el caldo resultante de hervir unos pies de cerdo, verterlo en cubiteras y poner en la nevera. Cuando haya pasado 1-2 horas, añadir a los cubitos unas perlas de balsámico de trufa y volver a poner la preparación en la nevera, hasta que el caldo se transforme en gelatina. Yo preparé estos cubos con el caldo de hervir unos pies de cerdo, pero podéis prepararlos con gelatina comercial, siguiendo las instrucciones del fabricante.

13-tortitas-2

Hervir las judías. Aplastarlas con un tenedor hasta obtener una pasta. Salpimentar la preparación y mezclar bien.

14-tortitas-3

Hacer 6 tortitas pequeñas. Saltear las tortitas en una sartén antiadherente con un chorrito de aceite, vuelta y vuelta.

Colocar sobre cada tortita un cubito de gelatina y decorar con el pimentón, el cebollino, las escamas de sal y los piñones tostados.

 

5 Para patés vegetales y salmón

15-picoteo

El otro día A., Lourdes y yo cenamos en casa de Laura, y llevé las perlas para que las probaran… ¡estas delicias aún saben mejor compartidas! Laura había hecho un paté de berenjena y yo un salmón a la sal marinado con cítricos (receta de Koketo), y las perlas de balsámico de trufa les sentaron de maravilla.

Ha sido un placer probar estas perlas de balsámico de trufa. Si queréis saber cómo se hacen, Divus Gourmet nos explica cómo hacerlas de forma casera.

Ahora habrá que buscar fecha para compartir mesa con Divus Gourmet. Me haría mucha ilusión que fueran mi primer Intercambio de sabores del 2015. Y mientras, a ver qué maravillosas recetas encuentro o invento para el parmesano.