Primavera en crudo

La primavera, de Sandro Botticelli.

El verano pasado hice mi primera colaboración con Margarita: Verano, rojo, sandía.

Colaborar con Margarita siempre es especial. Cada propuesta de colaboración es una invitación a conocer un poco más la medicina tradicional china, a buscar con avidez en mis libros de cocina y descubrir nuevas formas de preparar los alimentos. En este caso la palabra es… CRUDO.

Hoy, en su nuevo postSabor a primavera, descubriréis cuál es el elemento de la primavera en la medicina tradicional china y qué alimentos son los más adecuados para esta estación. Es una forma más de disfrutar de los frutos de una estación en la que se produce la explosión de la vida.

Yo, con este menú que he preparado, os invito a una explosión de sabor.

 

Ensalda Waldorf

La ensalada Waldorf se creó en 1893 en el Hotel Waldorf de Nueva York. El maître d’hôtel Oscar Tschirky reclamó su autoría.

Así era el Waldorf Astoria en aquella época, en su antiguo emplazamiento. Dibujo de Joseph Pennell.

He escogido esta receta porque es de las pocas que utiliza apionabo en vez de apio para su elaboración. Esta es una ensalada crujiente y refrescante, el apionabo estalla en la boca, sus perfumes anisados y terrosos combinan delicadamente con la acidez de la manzana y la untuosidad de la salsa. ¡Seguro que os va a encantar!

Ingredientes 

500 g de apionabo, 100 g de nueces sin cáscara y 2 manzanas ácidas

Para la salsa: 4 cucharadas de mayonesa, 4 cucharadas de crema de leche, 1 cucharada de vinagre de vino blanco, el zumo de ½ limón, sal y pimienta recién molida

Preparación

Pelar el apionabo y con la mandolina cortarlo en láminas de no más de 3 mm de grueso. Cortar después en juliana. Hacer lo mismo con las manzanas.

Colocar las tiras del apionabo y la manzana en un cuenco y mojar con el zumo de limón. Mezclar bien. A continuación agregar las nueces cortadas gruesamente. Mezclar de nuevo.

Hacer una mayonesa con todos los ingredientes para la salsa. Incorporar a la ensalada y mezclar concienzudamente.

Dejar reposar en fresco como mínimo una hora.

 

Ensalada de alcachofas y parmesano

Ingredientes 

6-8 alcachofas muy tiernas, 100 g de queso parmesano y unas hojas de perejil

Para el aliño: vinagre balsámico de Módena, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta recién molida

Preparación

Preparar las alcachofas de forma que queden solo los corazones blancos. Cortar estos en láminas muy finas y echarlas en un cuenco con agua y perejil para evitar la oxidación. Cortar el parmesano en virutas.

Escurrir bien las alcachofas, secándolas con un trapo.

Hacer el aliño con los ingredientes que se indican. Juntar las alcachofas con el queso y aliñar. Mezclar con cuidado y servir de inmediato.

 

Fresas Romanoff

Ingredientes 

500 g de fresas o fresones (yo he escogido frambuesas), 4 cucharadas de curaçao y 4 cucharadas de zumo de naranja

Para la crema Chantilly: 1,5 dl de crema de leche espesa (para montar) muy fría, 1 cucharada de azúcar lustre y 1 cucharada de azúcar vainillado

Preparación

Lavar las fresas y retirarles el pedúnculo. Ponerlas en un cuenco y rociar con el curaçao y el zumo de naranja. Remover con delicadeza, cubrir el cuenco con film y dejarlas reposar en el refrigerador durante 4 horas como mínimo.

Antes de servir, batir la crema de leche muy fría con los azúcares, hasta obtener una nata firme.

Repartir las fresas y su líquido de maceración en cuencos de cristal individuales y cubrir con la crema Chantilly. Servir enseguida.

Sugerencia

En vez de emplear azúcar lustre y azúcar vainillado, yo decidí aromatizar azúcar blanco con vainilla natural. Para dos cucharadas de azúcar empleé 1/3 de vaina de vainilla. Abrir la vaina verticalmente y con la ayuda de la punta de un cuchillo extraer todas las semillas. Mezclar las semillas y la vaina con el azúcar y dejar reposar 2-3 horas, para que el azúcar se impregne del aroma de la vaina y las semillas. Retira los trozos de vaina del azúcar antes de mezclar con la crema. No tires esas vainas, ya que te servirán para aromatizar otros postres.

Para acompañar esta explosión de sabores y dar la bienvenida a esta nueva primavera os propongo un cava, Cuvée de Carol 2009 de la bodega Parés Baltà.

Y como siempre, os dejo con los libros que me han inspirado estas delicias.

Un menú romano para una noche de verano

De nuevo Maribel y yo hemos decidido hacer un menú romano, esta vez para dar la bienvenida al verano. Si os pasáis por su blog veréis el menú que ha preparado ella.

Durante la primera quincena del mes de Julio los romanos celebraban los Juegos de Apolo. Las funciones y los símbolos de este dios, hijo de Zeus y Leto, son múltiples. Dios de la muerte súbita, las plagas, las enfermedades, pero también de la curación y la protección contra las fuerzas malignas. Además, Apolo era el dios de la belleza, la perfección, la armonía, el equilibrio y la razón.

También se le rendía culto como dios del vaticinio y de la música, o como dios pastoral, cuyos amores con las ninfas y los mancebos trocados en flores y árboles lo unen a la Naturaleza. Apolo era al mismo tiempo un dios guerrero.

Sus atributos más comunes son el arco y la flecha, como dios guerrero, pero también la cítara. Y yo, para este festín romano de verano escojo la cítara.

Con Cítara

Apollo con cítara, siglo segundo d.C. (Roma)

Como dios de la música y la poesía presidía en el monte Parnaso los concursos de las Musas.

Parnaso

El Parnaso, de Rafael Sanzio (1511).

¡Que las más bellas melodías y dulces cantos acompañen vuestras noches de verano!

He elaborado el siguiente con las recetas de Apicio, De re coquinaria. Este es el menú:

MENÚ VERANO 2016

He decidido transcribir las recetas originales, y me gustaría, como siempre, hacer unas aclaraciones:

– He recreado en casa el garo (garum), mezclando: anchoas picadas en el mortero, vino tinto, vinagre, pimienta y agua o aceite (según el uso).

– Cuando no disponía de algunas de las plantas o especias las he sustituido por otra de sabor similar.

– He decidido dejar el texto original. Cuando leáis las recetas veréis que se puede adaptar los métodos de cocción y los condimentos a vuestro gusto.

Zanahorias fritas

IMG_6505

XXI. Zanahorias

(1) Las zanahorias fritas se presentan con salsa de garum y vino. (Libro III)

Sardinas rellenas de nueces

IMG_6507

X. Para la sardina, el atún joven y el mújol

(1) Para las sardinas. Cómo tienen que hacerse las sardinas rellenas. Se saca la espina y se muele poleo, comino, granos de pimienta, menta, nueces y miel. Se rellenan y se cosen. Se envuelven con papiro y se pone el pescado al vapor, tapado. Se aliña con aceite, vino dulce reducido y allec (ver nota 2). (Libro IX)

Varias cosas:

  • Decidí hacer las sardinas al horno, ya que no tuve tiempo de comprar hojas vegetales para envolverlas y hacerlas al vapor. Cocinar 5-6 minutos con el horno a 200 ºC.
  • El garum era el jugo que se obtenía de la fermentación con sal de vísceras y trozos de pescado. El sedimento pastoso, de peor calidad, era el allec.
  • Siguiendo los consejos de Joan, elaboré el allec del siguiente modo: picar una anchoa y diluir con un poco de aceite, aromatizar con alguna hierba aromática, como por ejemplo, tomillo.

Sandía y melón con miel

IMG_6487

VII. Sandías y melones. Pimienta, poleo y miel o vino de pasas. Alguna vez también se pone raíz de laserpicio. (Libro III)

IMG_6481

Para esta celebración escogí Amphora Gris 2015, un vino natural de la bodega Parés Baltà. Este delicioso xarel·lo fermentado en ánforas de arcilla acompañó muy bien todos los platos de este menú romano.