Tamara Drewe

De nuevo un dueto, esta vez cómic-película. Cuando estuvimos en Bruselas fuimos al Museo del Cómic ¡por supuesto! Y nos lo pasamos pipa. Si vais a Bruselas os lo recomiendo. ¡Conocí a Porco Rosso, mi héroe!

Porco-Rosso

El museo ocupa unos antiguos almacenes estilo Art Nouveu, diseñados por Victor Horta para Waucquez entre los años 1904 y 1906. Es una preciosidad.

El-museo

Y justo en ese momento había una exposición de los dibujos de una ilustradora que no conocíamos, Posy Simmonds. Nos encantaron. Y en la librería del museo nos hicimos con dos de sus cómics.

Los-libros

El cómic: Tamara Drewe, de Posy Simmonds

En España lo ha publicado Ediciones Sins Entido.

No os voy a contar nada sobre esta ilustradora británica, para eso está la Wiki. A mi me gustó mucho el cómic. Toda la acción transcurre en la campiña inglesa, y hay en la historia momentos de cocina y comidas realmente evocadores, siempre con Beth como protagonista.

una-muestra

Pero no os cuento nada más, haceros con él y pasareis un buen rato. Esto es lo que ha escrito Stephen Frears a propósito de este cómic:

“Un patchwork de campos, de setos, de vacas… un mundo complejo y atractivo, donde el drama se esconde bajo el gag.”

Sobre el cómic Gemma Bovery, Julian Barnes ha escrito:

“Imaginad Flaubert revisado y corregido por Claire Bretécher.”

Yo no conozco a Claire Bretécher, y pronto voy a poner remedio a este desconocimiento.

Y Tom Wolfe ha escrito:

“En la nueva ola de la novela gráfica, existe Posy Simmonds… y nadie más.”

La película: Tamara Drewe, de Stephen Frears

la-peli

Una película entretenida. El director ha hecho más amable la historia. Aunque no es uno de los mejores trabajos de Stephen Frears, un director que me gusta mucho.

Yo que he servido al rey de Inglaterra

Yo-que-he-servido

En esta sección de Visto y oído quería ir hablando de mis películas favoritas. Pero visitando blogs me he dado cuenta que las mías son las de todos, y que ya se han dicho muchas cosas sobre Querida Marta, Ratatouille, American Cuisine… y tantas otras. Pero ¡hay grandes olvidadas! (ya iréis sabiendo cuáles… je, je, je…). Así que me he engrescado y ¡ahí va la primera!

Pero antes que la película, el fantástico libro.

El libro: Yo que he servido al rey de Inglaterra de Bohumil Hrabal

No os voy a contar nada sobre este escritor checoslovaco, para eso está la Wiki. Solo deciros que es un escritor formidable, con un afilado y ácido sentido del humor. La editorial os habla sobre el libro mejor que yo:

“[…] Relato gozoso y rabelesiano, concilia los ámbitos contradictorios de lo rutinario y de lo poético, de lo mediocre y lo carnavalesco, para alcanzar, según Kundera, el “increíble matrimonio entre el amor plebeyo y la imaginación barroca”.

A través de diferentes etapas de formación y aprendizaje de un pequeño aprendiz de camarero, Hrabal escribe a contraluz la historia de Checoslovaquia desde la primera república hasta la llegada del comunismo. […]”

Jan Díte es el joven camarero, bajito y ambicioso que quiere convertirse en millonario. A lo largo de la novela asistimos a sus andanzas, estrambóticas, irritantes y melancólicas. No os cuento nada más, porque es una maravilla de libro y tenéis que adentraros vosotros en la vida de este personajillo. Como trasfondo, los grandes restaurantes de Praga donde irá trabajando, las comidas de los poderosos y muchos otros momentos gastronómicos que solo un escritor de imaginación desbordada como Hrabal podía crear.

La película: Yo serví al rey de Inglaterra de Jirí Menzel

Un absoluto delirio, tal y como dice la carátula. Fotogramas dice “Sensualidad a raudales, luminosa y vitalista”,  yo lo suscribo totalmente. El libro lo tenía todo y el director lo ha sabido aprovechar. Impresionantes los actores y los escenarios. El escenario estrella, el Hotel París de Praga. Algún día iré allí 😉

Otro magnífico dúo

Trenes rigurosamente vigilados. Esta novela de Hrabal es también fantástica. Y de nuevo Jirí Menzel la ha llevado al cine de manera magistral.