Mil flores para una noche de verano

 

En febrero, en Volver a París, os anunciaba el nacimiento de una bodega en Montsant, el Celler Bell Cross. Ahora nos sorprenden con dos vinos más, vinos frescos y sabrosos, perfectos para el verano.

Debido a la actual situación, decidieron presentarlos en una cata virtual. ¡Ha sido mi primera cata virtual! El 25 de mayo llegaron los vinos a casa,

y el 26 de mayo disfruté especialmente de esta presentación online, ya que fue también la oportunidad de reencontrarme con compañer@s habituales de cata.

Gracias Celler Bell Cross y PCats Comunicació por este momento tan especial de descubrimientos y reencuentros.

A vosotr@s no sé, pero a mi el verano me inspira mucho. En cuanto probé los vinos supe a qué libro iba a acudir para confeccionar dos cenas de verano ligeras y deliciosas, repletas de color, frescor y sabor, como los vinos que acababa de probar.

Hoy comparto con vosotr@s la receta que escogí para La Figaflor 2019, un vino joven 100% Garnatxa blanca. Cosechada a mano y procedente de una viña con baja producción, esta garnacha macera en contacto con sus pieles 12 horas y permanece con sus lías 4 meses en tanques de acero inoxidable. El resultado es un vino blanco de gran intensidad aromática, fresco, untuoso y con muy buena estructura en boca, que permite jugar con una gran variedad de ingredientes a la hora de pensar en un plato para él. Rico en matices aromáticos y con un juego en boca de la acidez y la salinidad, divertido y complejo, con delicadas y persistentes notas de amargor y un ligero dulzor, es un vino ideal para jugar con salsas ligeras pero complejas. Y cuando leí la receta de filetes de atún con patatas y salsa de miel supe inmediatamente que era ideal para La Figaflor.

Si sois amantes del atún, esta receta os va a encantar. ¡Ojo, que engancha! Comparto la receta tal cual sale en el libro. Luego ya os cuento mis tuneos.

 

Filetes de atún con patatas y salsa de miel

Tagliata di tonno con patatine e salsa al miele

Ingredientes (para 6 personas): 6 filetes de atún de 200 g cada uno, 3-4 hojas de limón mirto, 1 diente de ajo laminado, 6 cucharadas de aceite de oliva (y un poco más para rociar), 24 patatas nuevas, sal y pimienta.

Para la salsa: 200 ml de vinagre de vino blanco, 4-5 cucharadas de miel mil flores, 4 tomates pelados (despepitados y en dados), 1 cucharada de perejil picado, 1 cucharada de cebollino picado, aceite de oliva (para rociar), 2 cucharadas de piñones tostados, sal y pimienta.

 

En primer lugar, prepare la salsa. Lleve el vinagre a ebullición en un cazo y déjelo reducir en una cuarta parte. Incorpore 4 cucharadas de la miel, pruébelo y, si fuera necesario, añada un poco más. Aparte el cazo del fuego y deje enfriar la reducción. Ponga el tomate en un bol, sazónelo con una pizca de sal y otra de pimienta y añada el perejil y el cebollino. Riéguelo con la reducción fría e incorpore el aceite y los piñones. Rectifique la sazón y deje reposar la salsa.

Precaliente el horno a 200ºC. Salpimiente los filetes de atún y póngalos en una fuente llana. Añada las hojas de limón mirto y el ajo, rocíelos con aceite y déjelos marinar 10 minutos.

Caliente 3 cucharadas de aceite en una cazuela baja y fría el atún 2 minutos por cada lado, o hasta que esté sellado. Páselo a una fuente refractaria y áselo 10 minutos en el horno. Sáquelo y déjelo reposar unos 10 minutos en un lugar cálido.

Mientras tanto, sancoche las patatas en agua hirviendo con sal 10 minutos y escúrralas. Caliente el aceite restante en una sartén, eche las patatas y rehóguelas a fuego lento, sacudiéndolas, de 10 a 15 minutos, hasta que estén tiernas.

Pase los filetes de atún a una fuente, rodéelos con las patatas y cúbralo todo con la salsa de miel.

Mis tuneos y un olvido

– Escogí para la salsa el vinagre de manzana ecológico de Badia Vinagres. Había probado el vino y tenía claro que le iba a venir de maravilla.

– Como no tenía patatas pequeñas, sancoché las patatas 15 minutos y luego las partí en trozos medianos, para asegurarme su cocción al saltearlas. Las patatas estaban maravillosas 😉

– Como no tenía hojas de limón mirto, mariné el atún con corteza de limón rallada.

– Olvidé tostar los piñones, como puede verse en las fotos 🙂

Un menú para Óscar

Intercambio de sabores

01-Oscar

Óscar fue la primera persona en apuntarse al Intercambio de sabores. Óscar despliega una actividad incansable en las redes, la mayor parte de ella relacionada con el mundo de los vinos. Acercaros a Hemoglovinum, su blog, para disfrutar con su pasión.

Nuestro encuentro tenía que ser para septiembre, y elaboré un menú tardoveraniego, pero no hubo manera de encontrar un día hasta noviembre. Durante esos meses intercambiamos impresiones y fuimos afinando gustos y, por fin, llegó el gran día: el 9 de noviembre Óscar y Cris vinieron a comer a casa.

A Óscar le gusta todo, y yo se que es de buen comer, así que no dudé en hacer un menú ampuloso, que tuviera de todo. Esta es la comida que disfrutamos los cuatro, una comida digna de Pantagruel:

– Olivas tunecinas

– Bocaditos de mar: atún con cebolla caramelizada y minihamburguesa de caballa y calamar

– Salteado de setas con butifarra, morcilla y calamar

– Berenjenas con queso de oveja

– Callos a la parmesana con polenta

– Helado de café, ron y nueces

– Galletas de chocolate

Los aperitivos

Cuando vinieron a cenar Yolanda y Javi hice unas aceitunas tunecinas, y sobraron. Las aceitunas y las almendras saladas serían el picoteo perfecto para antes de la comida.

01-Olivas+almendras

Como la comida iba a ser un poco carnívora, uno de los entrantes fue de pescado. Os aseguro que los dos bocaditos de mar son maravillosos. Si hacéis las porciones grandes tenéis dos cenas deliciosas.

02-bocaditos-de-mar

Y el guiño otoñal lo puso el salteado de setas mar y montaña.

03-setas

El primer plato

Estos fueron los deseos de Óscar para el primer plato: “A la plancha. ¡Pero a vuestro rollo, eh!”. Y decidí hacer unas berenjenas con queso de oveja, que casi, casi, son a la plancha. Fue un acierto, porque resulta que a Cris le chiflan las berenjenas, como a mi.

04-berenjenas

El segundo plato

Óscar quería un plato al horno de segundo. Yo se que es una fanático de los callos, y no podía dejar pasar la oportunidad de hacerle probar una receta italiana de callos que se cocinan en el horno. Es mi receta de callos favorita, cargada de verduras, sin chorizo ni morcilla que enmascare el sabor de la tripa.

05-callos

Como a Cris no le gustan los callos, le hice un fricandó. Hice ración extra y A. y yo disfrutamos al día siguiente del magnífico fricandó, receta de Carme Ruscalleda.

07-fricando

No pude resistirme a hacer un plato de polenta para acompañar los callos.

06-polenta

Goldoni, en su obra La Donna di garbo (La Dama de calidad), hace que Rosaura explique a Arlequín la receta de la polenta. Os dejo con este delicioso fragmento para que lo disfrutéis:

Arlequin-y-Rosaura

«[…] Llenaremos con agua salada una cazuela bien grande y la colocaremos sobre el fuego. Cuando el agua empiece a murmurar, tomaré ese polvo hermoso como el oro, llamado harina amarilla y, poco a poco, dejaré que se diluya en la cazuela, dentro de la cual tú, Arlequín, con la ayuda de una virgen sabia, dibujarás círculos y líneas. Cuando la preparación quede condensada, la retiraremos del fuego y los dos, al alimón, uno de nosotros ayudándose con una gran cuchara, la verteremos sobre una fuente. Esparciremos por encima, con los dedos, un abundante trozo de mantequilla fresca, amarilla y delicada, y después haremos lo mismo con una cantidad pareja de queso amarillo bien rallado, ¿y después? Después Arlequín y Rosaura, uno por un lado y la otra por el otro, armados ambos con un tenedor, tomaremos dos o tres bocados de esta polenta tan bien preparada, y haremos de ella una comida de emperador […]».

Los postres y la sobremesa

“[…] en los postres los podéis coger todos!!!! Postres quiero postres!!!” Iba a tener que esforzarme 😉 Decidí que después de semejante festín tenía que hacer un postre semidigestivo, así que opté por un helado de café, ron y nueces.

08-helado-de-cafe

Y para la sobremesa, unas ligeritas galletas de chocolate.

09-galletas-chocolate

Al final del menú he hecho algunas indicaciones para organizar el tiempo.

Estos son los libros que he utilizado para la confección del menú.

10-libros-1

11-libros-2

¡Que aproveche!

Haz clic en este enlace para bajarte el menú.

Un menú para Óscar

Intercambio de saberes

Óscar y Cris vinieron cargados de vinos.

12-los-vinos

Óscar escogió el momento para cada vino. Los probamos todos. ¡Agotamos todas las copas de la casa! Vuelvo a repetir, fue un verdadero festín.

Fue un auténtico placer compartir mesa con Óscar y Cris. No será la última vez que lo hagamos, y espero ansiosa que Óscar me enseñe a hacer sus patatas enmascaradas, que sin duda ocuparán el lugar que les corresponde en la sección del blog Hoy cocino con…

Qué, ¿te apuntas a un Intercambio de sabores (y saberes)?