Naranjas y faldas

Naranjas-2

Una noche afortunada conocí a María. María es una persona apasionada y llena de vida. Y acabamos hablando de faldas y de naranjas. No voy a hablaros de faldas, podéis mirar su trabajo en Olemisfaldas!

Os hablaré de naranjas y de un lugar muy especial. Pero voy a dejaros con las palabras de María, que nacen del corazón y de la pasión por su tierra. Ella presenta así su negocio:

“El aroma de las naranjas recién cogidas del árbol en tu casa. ¿Recuerdas la sensación de comer una naranja recién cogida del árbol? Eso es lo que queremos que disfrutes. Nuestras naranjas estarán en el árbol hasta el mes de junio para ir cogiendo cuando nos las pidas. No necesitamos tenerlas en cámaras, Sierra Nevada nos las conserva, y han crecido según los sistemas de cultivo y de abono tradicionales.

El motor de este proyecto es la ilusión de dos hermanas por seguir con el legado familiar y por dar a conocer una zona que amamos, el Valle de Lecrín, uno de los lugares más bonitos de Granada y nuestras naranjas, de intenso sabor y aroma, muy apreciadas en Granada pero poco conocidas fuera de su provincia.

El Valle de Lecrín se encuentra en la provincia de Granada, entre la ciudad y el mar, por donde entraron los árabes a la península, ellos nos dejaron el nombre, que significa Valle de la alegría, y fueron ellos los que en el siglo XI plantaron los primeros naranjos y donde, desde entonces, nos hemos dedicado a su cultivo y su cuidado.

Nuestra familia siempre ha trabajado las tierras y cuidado de nuestros naranjos y ahora somos nosotras, las hermanas María y Aurora, las que trabajamos para que esa tradición no se pierda.

Nos gustaría que nos acompañaras a lo largo de toda la campaña, las naranjas del Valle de Lecrín son las más tardías de la península, empezamos ahora y se conservan de maravilla hasta finales de mayo. Naranjas llenas de sol y del aire puro de un Valle presidido por Sierra Nevada, por eso tienen ese sabor y un dulzor especialmente intenso y auténtico.”

Aquí os dejo el enlace a su web Naranjas del valle de Lecrín.

Y yo os propongo algunos platos con naranjas.

Ensalada de naranjas con aceitunas

Esta famosa ensalada marroquí sabe mejor si se prepara con naranjas ligeramente ácidas o amargas (aunque las dulces también sirven) y con el raro aceite de argan. El aceite de argan, que tradicionalmente utilizan los judíos de Essaouira, les da un sabor especial a las naranjas.

Ensalada-de-naranjas-con-aceitunas

Ingredientes (para 6 comensales)

– 4 naranjas

– aceitunas negras

Aliño

– el zumo de medio limón

– 3 cucharadas de aceite de oliva ligero

– 3 dientes de ajo finamente picados

– sal

– 1 cucharadita de papikra

Limpiar las naranjas. En el apartado del blog Te lo tengo que contar, encontrarás un vídeo donde se muestra cómo preparar una naranja para ensalada. Corta los dos extremos de las naranjas y a continuación, con una de las bases plana sobre la tabla, elimina con un cuchillo la piel de toda la naranja, siguiendo la curva de la fruta, llevándote también la parte blanca (si te has llevado algo de pulpa, escúrrela en el cuenco donde mezclarás los ingredientes para el aliño). A continuación separar los gajos de la membrana. Con ayuda de un cuchillo pequeño cortar a ambos lados de la membrana de un gajo hasta llegar al corazón. Separar el gajo y seguir cortando gajos, separando las membranas ya libres de pulpa como si fueran páginas de un libro. Disponer los gajos en un plato.

El aliño. Con ayuda de unas varillas mezclar bien en un cuenco los ingredientes para el aliño.

Preparar la ensalada. Colocar las naranjas en un plato y aliñar. Añadir las aceitunas. Cubrir con film y mantenerla en la nevera hasta el momento de servir.

Consejos

1Puede sustituirse el zumo de limón por 2-3 cucharadas de vinagre de vino.

2Cuando vayas a servir la ensalada puedes espolvorearla con un pellizco de pimienta de Cayena o de pimentón en polvo y una cucharadita de comino.

3Para hacer una ensalada de naranja y rábano, se añade un manojo de rábanos cortados a rodajas y se mezcla bien. Se aliña como se explica en esta receta.

Empedrat

Así es como lo ha hecho mi padre toda la vida.

Empedrat

Ingredientes(para 6 comensales)

– 600 g de judías blancas

– aceitunas negras

– 200 g bacalao

– 3 o 4 naranjas

– 1 o 2 cebolletas

Aliño

– aceite de oliva virgen extra

– vinagre

– sal

Hervir las judías, escurrir y dejar enfriar. Mezclar en un plato o en un cuenco las judías con el resto de los ingrediente troceados y las aceitunas enteras. Aliñar, mezclar bien y dejar en la nevera un rato para servirla fría.

Naranjas con yogur al azafrán

Este delicioso postre pertenece a la cocina india.

naranjas-con-yogur

Ingredientes (para 4 comensales)

– 4 naranjas grandes

– 1/4 de cucharadita de canela (1,5 ml)

– 2/3 de taza de yogur natural (150 g)

– 2 cucharaditas de azúcar (10 ml)

– 4-6 hebras de azafrán

– 1/4 de cucharadita de jengibre fresco rallado (1,5 ml)

– 1 cucharada de pistachos tostados y picados (15 ml)

– ramitas de torinjil o menta para adornar

Preparar las naranjas. Eliminar la piel de la naranja y cortarlas en rodajas finas. Extenderlas en una fuente, en un solo piso, pero solapándolas. Espolvorear la canela molida sobre ellas, taparlas y meterlas en la nevera hasta que llegue el momento de servir el postres.

Preparar el yogur. Mezclar en un bol el yogur, el azúcar, el azafrán y el jengibre (añadir también el zumo que han desprendido las naranjas al prepararlas). Dejarlo reposar 5 minutos. Pasarlo a un bol de servir y espolvorear por encima con los pistachos.

Consejos

1Puedes preparar este postre con antelación y dejar las naranjas y el yogur en la nevera hasta el momento de servir. Si haces esto, añade los pistachos al yogur justo en el momento de servirlo, para evitar que se pongan blandos.

2Este yogur es perfecto para acompañar cualquier tipo de fruta. A mi me encanta con mango.

Otras recetas con naranjas y mandarinas que puedes encontrar en los menús del blog

lychisLychis con zumo de mandarina

melonBolitas de melón y sandía al cava

ensalada-de-hinojoEnsalada de hinojo y naranja (o mandarina)

ensalada de bacalaoEnsalada de bacalao

FlanFlan de naranja

Todo se tiene que decir. La culpa de esa noche afortunada fue de Due Spaghi y de Oleum Flumen, que nos hicieron pasar una noche maravillosa.

Pantalla

Tamara Drewe

De nuevo un dueto, esta vez cómic-película. Cuando estuvimos en Bruselas fuimos al Museo del Cómic ¡por supuesto! Y nos lo pasamos pipa. Si vais a Bruselas os lo recomiendo. ¡Conocí a Porco Rosso, mi héroe!

Porco-Rosso

El museo ocupa unos antiguos almacenes estilo Art Nouveu, diseñados por Victor Horta para Waucquez entre los años 1904 y 1906. Es una preciosidad.

El-museo

Y justo en ese momento había una exposición de los dibujos de una ilustradora que no conocíamos, Posy Simmonds. Nos encantaron. Y en la librería del museo nos hicimos con dos de sus cómics.

Los-libros

El cómic: Tamara Drewe, de Posy Simmonds

En España lo ha publicado Ediciones Sins Entido.

No os voy a contar nada sobre esta ilustradora británica, para eso está la Wiki. A mi me gustó mucho el cómic. Toda la acción transcurre en la campiña inglesa, y hay en la historia momentos de cocina y comidas realmente evocadores, siempre con Beth como protagonista.

una-muestra

Pero no os cuento nada más, haceros con él y pasareis un buen rato. Esto es lo que ha escrito Stephen Frears a propósito de este cómic:

“Un patchwork de campos, de setos, de vacas… un mundo complejo y atractivo, donde el drama se esconde bajo el gag.”

Sobre el cómic Gemma Bovery, Julian Barnes ha escrito:

“Imaginad Flaubert revisado y corregido por Claire Bretécher.”

Yo no conozco a Claire Bretécher, y pronto voy a poner remedio a este desconocimiento.

Y Tom Wolfe ha escrito:

“En la nueva ola de la novela gráfica, existe Posy Simmonds… y nadie más.”

La película: Tamara Drewe, de Stephen Frears

la-peli

Una película entretenida. El director ha hecho más amable la historia. Aunque no es uno de los mejores trabajos de Stephen Frears, un director que me gusta mucho.

Los colores de Normandía

Desde principios del siglo xix, los paisajes y las costas de Normandía atrajeron a artistas y turistas. Se puede considerar Normandía como el territorio de formación de los impresionistas. Así empieza Jocelyn Hackforth-Jones el capítulo dedicado a Normandía en su libro À table avec les impressionnistes.

Eugène Boudin

Boudin 1La Petite Poissonnerie de Honfleur, hacia 1859. Boudin nació en Honfleur. Pasó gran parte de su vida retratando a las gentes de Normandía.

Boudin 2La Ferme Saint-Siméon, 1860. Boudin fue uno de los primeros paisajistas en pintar al aire libre. En este cuadro se respira la atmósfera cordialidad creada por la comida y la sidra.

Boudin 3Groupe de peintres à la ferme Saint-Siméon, hacia 1860. Boudin disfrutaba enormemente de la compañía de sus colegas. En este rápido croquis en acuarela Boudin retrata una de estas gratas reuniones. De izquierda a derecha: Jongking, Émile Van Marcke, Monet y el padre Achard.

Claude Monet

Monet 1Hôtel des Roches-Noires. Trouville, 1870.

Monet 2Étretat, la plage et la porte d’Amont, 1883.

Camille Pissarro

Pissarro 1La Cueillette des pommes, 1886.

Berthe Morisot

Berthe Morisot 1Paysage (acuarela), 1867, nuevo estudio de Chaumière en Normandie (1865).

Berthe Morisot 2La Cueillette des cerises, hacia 1893.

Pierre-Auguste Renoir

RenoirDéjeuner à Berneval, 1898.

Édouard Manet

Manet 1Le Déjeuner (llamado dans l’atelier), 1868.

Podéis continuar este viaje por Normandía con la maravillosa compañía de Juanfra Hernández y Pepa Botella: Normandía y Bretaña: de plumas y balas.

Yo que he servido al rey de Inglaterra

Yo-que-he-servido

En esta sección de Visto y oído quería ir hablando de mis películas favoritas. Pero visitando blogs me he dado cuenta que las mías son las de todos, y que ya se han dicho muchas cosas sobre Querida Marta, Ratatouille, American Cuisine… y tantas otras. Pero ¡hay grandes olvidadas! (ya iréis sabiendo cuáles… je, je, je…). Así que me he engrescado y ¡ahí va la primera!

Pero antes que la película, el fantástico libro.

El libro: Yo que he servido al rey de Inglaterra de Bohumil Hrabal

No os voy a contar nada sobre este escritor checoslovaco, para eso está la Wiki. Solo deciros que es un escritor formidable, con un afilado y ácido sentido del humor. La editorial os habla sobre el libro mejor que yo:

“[…] Relato gozoso y rabelesiano, concilia los ámbitos contradictorios de lo rutinario y de lo poético, de lo mediocre y lo carnavalesco, para alcanzar, según Kundera, el “increíble matrimonio entre el amor plebeyo y la imaginación barroca”.

A través de diferentes etapas de formación y aprendizaje de un pequeño aprendiz de camarero, Hrabal escribe a contraluz la historia de Checoslovaquia desde la primera república hasta la llegada del comunismo. […]”

Jan Díte es el joven camarero, bajito y ambicioso que quiere convertirse en millonario. A lo largo de la novela asistimos a sus andanzas, estrambóticas, irritantes y melancólicas. No os cuento nada más, porque es una maravilla de libro y tenéis que adentraros vosotros en la vida de este personajillo. Como trasfondo, los grandes restaurantes de Praga donde irá trabajando, las comidas de los poderosos y muchos otros momentos gastronómicos que solo un escritor de imaginación desbordada como Hrabal podía crear.

La película: Yo serví al rey de Inglaterra de Jirí Menzel

Un absoluto delirio, tal y como dice la carátula. Fotogramas dice “Sensualidad a raudales, luminosa y vitalista”,  yo lo suscribo totalmente. El libro lo tenía todo y el director lo ha sabido aprovechar. Impresionantes los actores y los escenarios. El escenario estrella, el Hotel París de Praga. Algún día iré allí 😉

Otro magnífico dúo

Trenes rigurosamente vigilados. Esta novela de Hrabal es también fantástica. Y de nuevo Jirí Menzel la ha llevado al cine de manera magistral.

 

À table avec les impressionnistes o nostalgia de París

Camille_Pissarro_002Camille Pissarro, L’Avennue de l’Opéra, 1898, Reims, Musée des Beaux-Arts. Como la mayor parte de los impresionistas, Pissarro pinta el París moderno, los amplios espacios de los bulevares diseñados por Haussmann y las terrazas de los cafés.

Pasear por París es uno de los mayores placeres de este mundo, ¡estoy loca por esta ciudad! Ni un solo paseo es igual, en cada esquina encuentras algo único, sorprendente y bonito: parques, tiendas, libros, restaurantes… ¡En fin! No os voy a aburrir con mi nostalgia parisina, pero sí que os voy a contar una de las maravillas que encontré en París.

Una tarde de enero de 2007 entramos en Les Alizes, una preciosa librería frente a nuestro hotel, en la rue Cardenal Lemoine, y de allí salí con este libro, À table avec les impressionnistes, de Jocelyn Hackforth-Jones.

libro-impre

La comida tiene un papel muy importante en la vida y la obra de los impresionistas. Este es un libro lleno de bellos cuadros, anécdotas y referentes culinarios, una celebración de los placeres de la mesa y de la vida. Sugerentes viajes por París, Normandía, Bretaña y la Provenza a través de la obra de estos pintores y sus mesas. Un libro con  treinta recetas deliciosas que nos evocarán el aire del mar, el aroma de las manzanas, la lavanda o de una ostra recién abierta.

Y como es un libro difícil de encontrar compartiré con vosotr@s sus imágenes y sus recetes, para que tod@s celebremos la vida como los impresionistas.

 

Anthony Bourdain

conjunto

Exactamente el 6 de febrero de 2003 me compré Viajes de un chef. En busca de la comida perfecta, de Anthony Bourdain. Lo leí en veinte días y corrí a comprarme Confesiones de un Chef. Aventuras en el trasfondo de la cocina, el primer libro de Bourdain, que lo lanzó a la fama como el enfant terrible de la cocina internacional. De este libro el Sunday Times dijo que era “más terrorífico que una novela de Stephen King”. No lo se, no he leído nada de Stephen King, pero de Bourdain puedo decir que aunque no escribe bien es desternillante, divertido, irreverente y un golfo, y despertó en mi la pasión por la cocina. Se podía cocinar, amar la comida y no ser una momia. Lo se, es exagerado pero resume muy bien mi sentimiento en ese momento. Son muy divertidos y se leen solos, así que si queréis pasar un rato entretenido, os los recomiendo. En internet podéis encontrar los documentales de Viajes de un chef.

La-cocina-de-Les-Halles

En 2004 cayó en mis manos el mejor libro de este chef mediático, La cocina de Les Halles. Estrategias, recetas y técnicas culinarias del bistró clásico. A los dos días ya tenía en casa dos hermosos y mortales cuchillos Global y hacía mi primera demiglace. El Bourdain de este libro ya ha sentado la cabeza, escribe mejor, pero no ha dejado de lado su gamberro sentido de la cocina. Pero no nos engañemos: es un profesional de los pies a la cabeza. Yo diría que es un libro imprescindible. Su lectura marcó para mi un antes y un después en la cocina. Sus recetas de los grandes clásicos son magníficas, y están explicadas de una forma desenfadada y clara.

En 2010 me compré En crudo. La cara oculta del mundo de la gastronomía. Interesante solo a ratos, no os lo voy a recomendar. Mejor escrito que los anteriores, Bourdain ha perdido la chispa que lo hacía especial.